¿Tu libido está de capa caída?

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/70407ACA-8B99-4790-9924-5D6CBA283FFC.jpeg

¡Algunos  trucos para levantarla!
Una de las interrogantes más frecuentes en muchas parejas que antes ardían uno en los brazos del otro es: ¿qué hacer cuándo la pasión se enfría?, o también ¿cómo se puede recuperar el deseo?

Este fenómeno, que se da sobre todo en la mujer pero también afecta al varón, puede deberse a factores biológicos, cómo el declive hormonal debido a la edad o a una intervención quirúrgica. Pero la mayoría de las veces, la inapetencia sexual obedece  a problemas psico-emocionales, como los conflictos o incomunicación en la pareja o el tedio en las relaciones. El lema “mejor malo conocido que bueno por conocer” es nefasto en el terreno amoroso, donde refugiarse en lo que se ha probado mil veces es la mejor garantía de la desgana. La sexualidad debe ser divertida, original, excitante… Para que “la cama funcione” es imprescindible innovar.

“Hay que dejar volar la imaginación y lograr que en cada encuentro chisporrotee la pasión” señala la psicóloga María Jesús Ribas. Por otro lado, la investigadora británica Tracey Cox, experta en relaciones sexuales y autora del libro “Supersexo”, propone una serie de sencillas técnicas para provocar un estímulo instantáneo, recuperar la libido y elevar el disfrute de forma insospechada.

1. Prolongue los momentos previos.  Bese, lama, mordisquee, acaricie el cuerpo de su pareja. Cuando ésta comience a “levantar temperatura”, se le agite la respiración y quiera pasar a la acción, hágala esperar un poco más. Al alargar los “preliminares”, aumenta el deseo y la excitación y cuando llega el momento de la cópula, la unión resulta mucho más placentera.

2. Intente retrasar el orgasmo.  Ante la inminencia del clímax, detente o cambia de ritmo para que así se prolongue.

3. Acaricie con sensualidad.  Ame todo el cuerpo de la otra persona, acaríciela sin prisa y sin pausa, pase las manos por cada rincón de su anatomía. Todas las partes del cuerpo, no solo los dedos, sirven para acariciar: puede utilizar el pelo, los labios, la lengua o incluso el aliento para proporcionar caricias específicas.

4. Mantén los temores fuera de la cama.  Intente que la comunicación con su pareja tenga un sentido amplio: que no se limite al terreno sexual sino que también se asiente en las palabras.

5. Ame con todo el cuerpo.  La sexualidad es un sistema integrado por la piel, las hormonas, los genitales y los sentidos: oído, vista, olfato, gusto.