UASD propone diálogo nacional para afrontar crisis COVID-19

UASD propone diálogo nacional para afrontar crisis COVID-19

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) llamó hoy a las autoridades nacionales, la clase política del país, al sector empresarial, trabajadores, academias y demás sectores de la sociedad civil, a un gran diálogo nacional que permita afrontar la crisis de salud y económica derivada de la pandemia del coronavirus, COVID-19, así como reactivar la producción.

Mediante un documento elaborado por intelectuales de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FCES), la UASD considera necesario realizar una modificación  al sistema sanitario y a la seguridad social, para lo cual sugiere concertar con los diferentes actores del sistema de salud lo concerniente a la atención primaria y la prevención e incluir medidas que disminuyan los accidentes de tránsito.

Asimismo, en el referido documento se enfatiza la necesidad de garantizar un aumento sostenido del presupuesto del sector salud, la desconcentración y descentralización de los servicios sanitarios, con participación de los gobiernos locales, las comunidades y sus organizaciones, e iniciar un proceso de revisión profunda e integral a la Ley 87-01 sobre la Seguridad Social.

Suscriben estas propuestas el decano de la FCES, Alexi Martínez; el vice decano, Antonio Ciriaco; los directores Juan del Rosario, del Instituto Socioeconómico; Wilson Castillo, de Investigaciones, y Agne Mirqueya Mateo, de la escuela de Economía, respectivamente. Además, el maestro Faustino Collado, quien junto a los demás aboga por el fortalecimiento institucional y presupuestario de las instancias de protección y asistencia en caso de riesgos y emergencia.

También, en nombre de la Academia Estatal, demandan la creación de un programa para reservas estratégicas de equipos e insumos médicos; aumento sustancial de la contratación de recursos humanos en salud, la creación de las condiciones salariales y logísticas para el equilibrio en su distribución nacional y de la capacidad pública y privada para la producción de medicamentos.

Igualmente, el establecimiento de un programa, supervisado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (MESCyT), conrecursos materiales y humanos destinados a la investigación en el área de la salud por parte de las universidades, y otro de emergencia para la Recuperación Económica (PERE), que apoye la producción y el empleo, disminuya la vulnerabilidad y exclusión de los agentes económicos.

Refirió que lo antes expuesto debe aplicarse con medidas como la incorporación progresiva, bajo diferentes modalidades, (compra, arrendamiento, coparticipación, etc.) de una cantidad apreciable de tierras de vocación agrícola bajo diferentes condiciones, para ponerlas a disposición de campesinos, pequeños y medianos productores agropecuarios, asociados o individuales, dispuestos a ponerlas a producir alimentos e insumos para la industria, otorgando asesoría técnica y financiamiento del Estado, al tiempo que se sigue apoyando a las que ya están produciendo.

También, apoyo a la creación de empresas cooperativas agroindustriales, cogestionadas por los productores agropecuarios, con financiamiento y participación técnica del Estado, para crear un nuevo subsector de empleos y un mercado de productos para consumo nacional y la exportación.

Además, garantizar financiamiento en condiciones especiales para las Mipymes, principalmente aquellas de grupos vulnerables como mujeres y jóvenes. Los fondos podrían ser obtenidos de la disponibilidad de los bancos por excesos de cobertura de créditos improductivos, excesos en provisiones legales sobre los activos, entre otros.

Publicaciones Relacionadas