UASD

UASD

UBI RIVAS
El ilegal paro de docencia por 25 días en la UASD, que culminó el 24 de abril reciente, debe ser motivo de reflexión para partiendo de ese suceso, analizar y evaluar la actual UASD, la UASD que el país quiere y la UASD que el país necesita.

Expreso paro ilegal porque el Estado no es una empresa, sino la referencia de bienestar de todos los dominicanos, y el artículo 8, numeral 10, letra D, es muy explícito sobre el tema, y que los ilegales huelguistas prefirieron ignorar o alegar desconocer por conveniencia irresponsable.

Es decir, que los sindicatos, gremios, asociaciones por ese litoral están prohibidas en el estamento estatal y los paros de los servicios básicos de la sociedad, dice ese artículo 8, están prohibidos, entre los que se incluye, la docencia.

Al renacer la democracia que nos gastamos, a finales de 1961, y con ella el desorden aparejado que sufrimos, hubo un organismo llamado FENEPIA, que consiguió chantajear al incipiente Consejo de Estado en aquella frágil situación que vivió el país luego del trauma del 20-05-61 en que el despotismo fue liquidado con el método expeditivo, como casi siempre, de un charco de sangre.

Fue FENEPIA una ilegal agrupación de empleados públicos que no pueden sindicarse ni agremiarse porque el Estado no es un supermercado, ni una supertienda ni una fábrica de productos de consumo masivo, sino el conductor del destino nacional.

El ilegal paro de una ilegal agrupación de empleados de la UASD produjo pérdidas al contribuyente, que somos lo que con tributaciones impositivas sostenemos la UASD y todas las instituciones públicas, por sobre los RD$200 mm. y que los irresponsables huelguistas no tienen formas de resarcir. ¿O la tienen?

Además que aunque no fuese cierto, la ciudadanía alberga la convicción de que ese paro ilegal de una ilegal asociación fue orquestado por el mayor partido opositor al PLD y la pregunta grande, de los US$64 mil aquellos, es por qué no se inició el paro luego del proceso comicial venidero.

La experiencia reciente del traumático ilegal paro en la UASD debe servir a sus autoridades para en lo sucesivo, ofertar empleos administrativos y docentes, de presentarse otra situación análoga, o hacer uso de los miles de curriculum de que dispone ofreciendo servicios varios a la UASD. ¿O no dispone de millares de ellos?

Nunca más la UASD debe interrumpir por ningún motivo espúreo, como fue el caso del paro de 25 días, sino ejercitar rápido las ofertas de que dispone y cubrir las que faltan con avisos  en la prensa, que cientos de profesionales de hecho son taxistas, chimichurreros, vendedores variopintos. ¿O expreso un embuste?.

La experiencia es propicia también para evaluar las carreras que se imparten en la UASD y la saturación de algunas de ellas o la obsolecencia de otras, y entonces amarrarse el cinturón y variar el curso de acción, cerrando facultades estériles y abriendo otras promisorias.

También realizar un severo arqueo de la supernumeraria nómina de la UASD y compararla con las de otros centros docentes de su nivel para verificar si hay superlación y dispendio o si por el contrario todo está correcto.

Es el momento, justo al culminar una jornada odiosa de un paro ilegal en la UASD, para considerar estas sugerencias, ponderarlas en todas sus dimensiones y pautar los correctivos precisos, para que otra circunstancia que pueda presentarse, no sorprenda a las autoridades del Alma Máter, como ahora, asando batatas.