Ultimo homenaje a Juan Pablo II

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- Los miembros del Colegio Cardenalicio tributaron ayer su último homenaje a Juan Pablo II, con la última de las nueve misas solemnes en sufragio por su alma, antes de reunirse el lunes en cónclave para elegir a su sucesor.

La novena misa por el Papa Wojtyla la ofició en la basílica de San Pedro del Vaticano el cardenal chileno Jorge Arturo Medina Estévez, que será el encargado, como Protodiácono de la Iglesia Católica, de anunciar al mundo el nombre del nuevo Pontífice.

Previo a ese “Habemus Papam” que cerrará el proceso de sucesión, después de que se anuncie la elección con la tradicional fumata blanca y un novedoso repique de campanas, monseñor Medina Estévez glosó hoy la figura de Juan Pablo II, como han hecho todos los que le han precedido en la celebración del novenario.

Al igual que muchos de sus antecesores oficiantes, el cardenal chileno subrayó las virtudes del primer Papa polaco de la Historia y dijo que “justamente ya se le llama el Grande”, apelativo reservado a los Pontífices que alcanzaron la santidad.

“Ha sido un siervo de Dios fiel y prudente y reinará con todos los santos por los Siglos de los Siglos, porque su corazón se asemejaba al corazón de Jesús”, señaló.

Jorge Arturo Medina Estévez, prefecto emérito de la Congregación para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos, resaltó la “humildad” de Juan Pablo II, su dedicación apostólica y su preocupación por los problemas del mundo.

También subrayó su afán por la paz y la justicia, su predilección por los jóvenes y las familias, su perseverancia en la búsqueda de la unidad de los cristianos y su dolor “al ver que hay tantos lugares donde no existe libertad para profesar la fe cristiana y donde los creyentes sufren discriminación y persecución”.

En un plano similar de su magisterio situó su “incansable defensa de la vida desde la concepción a su fin natural.

El cardenal Medina Estévez tuvo para el Papa fallecido palabras de “agradecimiento, veneración y alegría por la gracia de haber vivido una parte importante de nuestro peregrinaje terreno bajo la guía de este eximio Pastor”.

A la celebración con la que ha finalizado el novenario de misas por Juan Pablo II asistieron casi todos los cardenales que por la mañana participaron en la última Congregación antes del cónclave, que se iniciará el próximo lunes.

En la décimo segunda reunión desde la muerte del papa Juan Pablo II se volvieron a debatir asuntos relacionados con la situación global en el mundo y los problemas que tiene planteados la Iglesia Católica, así como en sus retos más inmediatos, según el portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls. A esa postrera Congregación asistieron 143 de los 183 purpurados que forman el Colegio Cardenalicio, que tuvieron la oportunidad de felicitar al decano, el alemán Joseph Ratzinger, que hoy cumplió 78 años.

Los purpurados también estudiaron el ingreso, previsto para mañana por la tarde, en la residencia Santa Marta, que será el lugar donde se alojarán durante el cónclave.

La siguiente cita será el lunes en la celebración litúrgica “Pro Eligendo Pontifice”, antes de que por la tarde, a las 16.30 hora local (14.30 GMT), los 115 electores -menores de 80 años- se encierren en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo Papa.

Deberán decidir entonces si se celebra ese mismo lunes la primera votación o se pasa al martes, a partir de cuando están previstos dos escrutinios por la mañana y otros dos por la tarde y dos fumatas, hacia las 12:00 y las 19:00 hora local, dos horas menos GMT.