Un apoyo decisivo

Virgilio Álvarez Bonilla
Si primaba en el ánimo de algún sector de la población la duda de que el candidato del Bloque Progresista doctor Leonel Fernández ganaría con amplio margen y en primera vuelta, las próximas elecciones de mayo, las mismas se disiparon el pasado día 31 de mayo, cuando la casi totalidad del organismo nacional del Partido Reformista Social Cristiano, que agrupa la juventud de esa otrora gran organización política, pasó a dar apoyo incondicional a la candidatura reeleccionista del actual Presidente de la República.

En un acto de verdadera trascendencia política, los principales líderes de la juventud reformista, encabezados por su presidente, César Roberto Dargam Espaillat dieron a conocer al país su decisión basada, de acuerdo a lo expuesto por el grupo en un comunicado oficial, a la necesidad de contribuir prioritariamente a la realización de un Proyecto de Nación que garantice y sustente el desarrollo sostenido del país.

La brillante pieza oratoria pronunciada por el joven abogado presidente de la juventud reformista, demuestra cabalmente la frustración que siente  ese importante conglomerado partidario por los resultados de las luchas internas y el manejo inadecuado de ese partido.

Con esa nueva disección en las filas reformistas, cabe preguntarse ¿qué sucede realmente en ese partido? Creo que el desastre que vive el PRSC, se debe principalmente a los desaciertos en la conducción de esa franquicia política de parte de los principales dirigentes.  Las fracturas ocurridas en el reformismo no se deben a la denunciada compra de conciencia de parte del gobierno, se debe a la pérdida de fe que la mayoría de los dirigentes sufre actualmente.