Un cambio en el futuro de nuestra alimentación

Un cambio en el futuro de nuestra alimentación

Por Rodrigo Castañeda, Representante de la FAO en la República Dominicana

Como cada año, el 16 de octubre la FAO celebra el Día Mundial de la Alimentación, con el lema ¡Nuestras acciones son nuestro futuro!, “Una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor”.

La seguridad alimentaria es un derecho fundamental vinculado al desarrollo humano. Es por tal motivo, que nuestro país desde 2016, cuenta con la Ley 589-16 de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, que establece un marco normativo para estructurar y coordinar acciones que contribuyan a alcanzar uno de los derechos humanos más básicos: La alimentación adecuada.

Este año la ONU celebró la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios Sostenibles, siendo la mayor preocupación, cómo se han manejado los sistemas agroalimentarios y, sobre todo, cómo podemos revertir la tendencia actual hacia el consumo de alimentos ultraprocesados que son nocivos para la salud.

Las cifras de malnutrición van en aumento, ya el 27.6 % de los adultos padecen de obesidad y 8% de los niños menores de 5 años se encuentran en sobrepeso (MSP y ENHOGAR2019).

Afortunadamente, vemos iniciativas en la dirección correcta para la transformación de los sistemas alimentarios del país. Por ejemplo, organizaciones públicas se sumaron al esfuerzo de fomentar hábitos alimentarios más saludables y equilibrados a la población (como el consumo de 5 frutas y verduras al día).

Por otra parte, el INABIE está creando innovación en las escuelas, vinculando la gastronomía a la Nutricion para lograr un menú saludable para evitar desperdicios de alimentos.

El programa Supérate desarrolla una innovadora área de inclusión económica, donde la agricultura familiar y el modelo de Casa Sombra son un componente para mejorar la producción sostenible y acceso al mercado de jóvenes rurales. La Dirección de Compras Públicas está promoviendo junto al Ministerio de Agricultura nuevos mecanismos de adquisición de productos agropecuarios por parte del Estado.  

Sin embargo, es urgente tener un marco normativo que fomente una alimentación saludable desde la escuela a la familia, incluyendo el entorno escolar, además de una normativa legal de etiquetado de los alimentos, que informe a la población sobre los alimentos ultra procesados.

El reciente nombramiento de la Coordinadora del Frente Parlamentario contra el Hambre de República Dominicana, motiva a pensar que existe el compromiso de los parlamentarios por trabajar unidos en estos temas. 

En este día, nuestra organización aboga para que estas iniciativas globales y nacionales prosperen y no queden limitados a esfuerzos aislados. Podemos trabajar para regulaciones y políticas públicas que fomenten la creación de sistemas alimentarios fuertes y sostenibles, que garanticen la seguridad alimentaria y nutricional, al tiempo que se protege el medio ambiente y los recursos naturales.   Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a: [email protected] / @sodonuclim

Publicaciones Relacionadas

Más leídas