Un científico de la ex Unión Soviética

El doctor Bienvenido Cabral es un egresado del Instituto Superior de Agricultura (ISA), Institución que ofrecía la oportunidad de estudiar agronomía a todos los jóvenes de la zona rural y urbana con elevado potencial de inteligencia, de forma completamente gratuita. Así es como Cabral llega de Neyba al ISA en Santiago, ha mediado de los años de 1970 graduándose de Bachiller Agrícola. Trabaja en el Ministerio de Agricultura y luego obtiene una beca para estudiar en la Universidad Estatal Agraria de Moscú. Obtiene el título de Ingeniero Agrónomo, luego de Magister en Biología y finalmente Ph D en Ciencias Biológicas con especialidad en Biotecnología.
Durante la investigación de tesis tiene la oportunidad de poner en práctica todos sus conocimientos teóricos y prácticos sobre ingeniería genética. En ese momento (finales de la década de 1980) no existía un herbicida selectivo para el cultivo de la papa y decidió crear una variedad de esta solanácea con resistencia a los herbicidas a través de la naciente Ingeniería Genética. La caída de la Unión Soviética, aunque retardó la realización de la investigación, no afectó el espíritu emprendedor de Bienvenido, que ante la falta de algún reactivo o equipo sofisticado por los graves problemas económicos de Rusia, no se detuvo y comenzó a aplicar tecnología apropiada en su investigación científica. Finalmente el éxito, una variedad de papa que a través de la introducción de un gen en su composición genética, adquiere la inmunidad contra el efecto negativo de los herbicidas en su parte foliar y radicular.
Cuando Rafael Chávez, director Regional zona Norte y un servidor, le comunicamos al ministro de Agricultura, Osmar Benítez, sobre el posible regreso del doctor Cabral a la Universidad Estatal Agraria de Moscú, nos solicitó de inmediato la obtención de su Currículum vitae.
Benítez con su capacidad y su gran interés por el desarrollo agropecuario del país, valora el alto nivel educativo del personal que compone el personal técnico de la Institución.
En el caso del doctor Cabral, además de su nivel técnico, también hay que ponderar el conocimiento de lo que más necesitan los países como el nuestro, la aplicación efectiva de la tecnología apropiada para toda técnica sofisticada y costosa, la cual podría ser imposible para el país.