Un cuento para dormir

http://hoy.com.do/image/article/191/460x390/0/587E8E3F-890C-459A-B114-E5E9ABB5F453.jpeg

Si tiene dolor en la espalda o las articulaciones, dolor de cabeza o insomnio, ¿pudiera librarse de estos problemas si duerme en un colchón, una almohada, con un parche magnético? Estos productos los puede encontrar en el Internet y en muchos catálogos además de miles que afirman sus poderes curativos.

Los magnetos crean campos eléctricos de fuerzas diversas que son capaces de penetrar en el cuerpo; la intensidad de estos campos se mide en gauss. Un magneto de refrigerador tiene un campo de unos 10 gauss, por ejemplo. Los productos magnéticos para su cama pueden ser más poderosos -1000 gauss o más. La idea es que la exposición a los campos magnéticos mientras usted duerme, de alguna manera mejoran el funcionamiento de su sistema nervioso y alivian el dolor, quizás porque mejoran el flujo sanguíneo.

Los parches de colchones magnéticos cuestan no menos de US$100; pero los colchones pueden llegar a US$1.000. El costo puede variar de acuerdo con la intensidad del magneto. Nadie sabe a qué nivel, si es que lo hay, puede ser beneficioso, o si tiene algún sentido orientar el magneto en una dirección determinada.

Nosotros, seriamente cuestionamos las afirmaciones de los fabricantes de que estos objetos pueden aliviar el dolor, curar el insomnio o reducir el colesterol. Los anuncios suelen aludir a “investigaciones científicas, pero descansan fundamentalmente en testimonios. Los pocos estudios publicados sobre este tema han sido reducidos, inconclusos y /o problemáticos. ¿Pueden resultar dañinos los campos magnéticos? Probablemente no, pero los que venden los colchones no parecen haber considerado esta idea.

Un riesgo conocido: algunos magnetos pueden desactivar temporalmente los marcapasos o defibriladores implantados, de acuerdo con el Dr. Thomas Mttioni, del Instituto del Corazón de Arizona. Por lo tanto, evite los artefactos magnéticos para dormir si usted lleva algunos de estos aditamentos.

Conclusión: no existen buenas pruebas científicas  –o alguna razón lógica para creer– que los magnetos pueden aliviar el dolor.  Wellness letter

Combata alergias con vacunas

La inmunoterapia es, según los especialistas, el único tratamiento eficaz contra la alergia (rinoconjuntivitis y asma bronquial) provocada por los pólenes, ácaros, epitelios de animales y hongos. El tratamiento, que consiste en la inyección por vía subcutánea  o vacunas sublinguales, debe ser constante y durar entre 3 y 5 años.

Con el objetivo de facilitar su cumplimiento, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica ha editado una Cartilla de seguimiento de la inmunoterapia, con  la que es posible llevar a cabo un control exacto de las dosis aplicadas. Además, incluye información sobre las posibles reacciones. Se puede adquirir en las Unidades de Alergia de los hospitales. Prevenir

Los aceites de oliva y sus diferencias

La primera diferencia entre los aceites de oliva extra virgen, virgen y los regulares está en el procesamiento, que arrojan aceites con diferente acidez y de ahí su sabor. Para extraer el aceite, las aceitunas se aplastan y muelen hasta convertirlas en una pasta, que después se somete a presión.

El aceite de oliva “extra virgen” es el que se produce en el primer paso de las aceitunas, por la prensa, utilizando solo medios físicos –ni calor extremo, ni solventes. Es el de acidez más baja, el más verde y de sabor más fuerte. También es el más caro. El aceite de oliva “virgen”, el que sigue en grado, también es resultado del primer prensado, pero es más ácido y de sabor más suave.

Un producto que diga en la etiqueta aceite de oliva “100% puro” es el aceite extraído de otra presión sobre la pasta, utilizando calor (que ayuda a hacer más líquido el aceite, por lo cual se obtiene más) y algunos solventes. Este aceite, más ácido, de menor calidad, tiene que ser refinado para eliminar las impurezas y porque es más “flojo”, con frecuencia se combina con aceite de oliva virgen para añadirle sabor.

El sabor del aceite de oliva también depende de la variedad del olivo, el árbol que produce la aceituna. Generalmente, mientras más intenso sea el color, más fuerte es el sabor. 

Desde el punto de vista nutricional, todos los aceites de oliva son esencialmente lo mismo. Tienen 120 calorías por cucharada y 14 gramos de grasas, en su mayoría monoinsaturadas, y por lo tanto saludables para el corazón. Casi todos los aceites vegetales ayudan a reducir el riesgo cardiovascular en otras formas. El aceite de oliva contiene pequeñas cantidades de fitoquímicos. Los aceites menos procesados (extra virgen y virgen) retienen más de estos compuestos, pero probablemente no suficientes para tomarlos en cuenta.

Y por cierto, el aceite de oliva ligero –o “light”–, significa que el aceite es ligero en color, sabor o fragancia, no que tenga menos calorías o menos grasa. Wellness letter