Un diabético en la NBA

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/B2EA2CA0-73BB-46BE-9258-05AF591DA67A.jpeg

CHARLOTTE (AP).- Después de otra mala noche de lanzamientos, el novato de los Charlotte Bobcats, Adam Morrison, se sentó en el vestuario, con la cabeza gacha mientras intentaba explicar su performance de 8-1. A sus pies tenía una bolsa llena de barras energéticas y jugos de manzana, recuerdos de lo que la ex estrella de Gonzaga tuvo que superar para llegar tan lejos.

“Es algo en lo que tengo que trabajar”, dijo Morrison acerca de sus lanzamientos. “Ya he pasado por esto en el pasado y lo he superado”.

No fue hace mucho tiempo que Morrison se encontraba en un cuarto de hospital, un muchacho de 14 años de edad que escuchaba mientras el doctor lo diagnosticaba como un paciente con diabetes-un diagnóstico que pensó terminaría con sus sueños de NBA. Pero cuando el doctor empezó a enumerarle la cantidad de atletas que practicaban deporte a nivel profesional siendo diabéticos, empezó a tranquilizarse y una nueva meta se le presentó en el camino.

Hoy, Morrison, de 22 años de edad, es el único diabético conocido en la NBA. Chris Dudley, el jugador activo de la liga con la enfermedad, espera que no se transforme en un problema para Morrison mientras intenta mejorar el 40 por ciento en lanzamientos que logró toda la temporada.

Pero tras haber estado a 10-de-43 durante una racha de cinco partidos, Morrison rebotó esta semana para anotar 21 y 27 puntos en partidos consecutivos.

Alrededor de 21 millones de americanos sufren de diabetes, que afecta la habilidad del cuerpo para producir insulina. El Tipo 2 de diabetes es el caso más común e incluye la destrucción de las células productoras de insulina, en parte a causa de la obesidad o una dieta desequilibrada. Morrison tiene el Tipo 1 de diabetes, el más extraño. Su cuerpo no puede producir insulina, que es necesaria para convertir el alimento en energía.

De no ser tratada, los diabéticos pueden experimentar problemas cardíacos y renales, ceguera y hasta la muerte. Se les pide que cumplan rigurosamente con la dieta y que descansen mucho. Morrison estableció una rutina diaria y come lo mismo antes de cada partido: un bife con papas exactamente dos horas antes del partido.

Funcionó. Morrison tuvo una estelar carrera en la secundaria en Spokane, Washington, antes de jugar en Gonzaga, donde fue el anotador líder en básquetbol universitario la temporada pasada con 28.1 puntos por partido.

El entrenador de los Bobcats, Joe Sharpe, mantiene el banco repleto de jugo de manzana y barras de energía. También hay insulina a mano en caso de que el nivel de azúcar de Morrison incremente demasiado.

“Trato de hacerlo lo más rápido posible”, dijo Sharpe. “Tengo su kit listo. Se sienta, se pincha el dedo y leemos el resultado. Luego le doy lo que necesita”.

Morrison se cuidó mucho para asegurarse una estable carrera como jugador profesional en la NBA. A principios de año se reunió con Dudley, quien pasó 16 temporadas en la NBA antes de retirarse en el 2003.

Cuando Dudley entró a la liga por primera vez en 1987, le tomó 45 segundos tomarse el nivel de azúcar. La tecnología ha mejorado. Morrison recientemente firmó un trato con LifeScan, que fabrica un aparato que da el resultado en cinco segundos.

Cuando el nivel de azúcar es demasiado alto o demasiado bajo en la cancha, Morrison se siente flojo en la cancha. Pero siente que podrá acostumbrarse con el cronograma de 82 partidos de la NBA.

“Obviamente hay que cuidar el cuerpo”, dijo Morrison. “Definitivamente esto es distinto al básquetbol universitario”.

Tras haber firmado un contrato de novato que paga más de 3 millones por temporada, Morrison aprovechó su nueva fortuna. Contrató un chef a tiempo completo, tuvo reuniones con un nutricionista, y su hermana y una sobrina de cinco años se mudaron a Charlotte para ayudarlo con sus responsabilidades fuera de la cancha.

Su madurez fue lo que llamó la atención de los Bobcats e hizo que lo tomaran con la tercera selección en el draft. El gerente general del equipo Bernie Bickerstaff dijo “Una cosa que le digo a mi novato es ”Haz lo que te trajo hasta aquí””. “En el caso de Adam, eso es anotar con la pelota de básquetbol”.

Dudley, quien maneja una fundación que ayuda a niños con problemas de diabetes, cree que Morrison ayudará a hacer crecer la conciencia en las mentes de las personas.