Un dominicano en España

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/79B127CD-D47C-4BAA-BA46-2880947EAA70.jpeg

El caso de Guillermo es muy común entre inmigrantes latinos que eligen España como destino por el idioma. Generalmente se trata de personas jóvenes que proceden en su mayoría del campo, sin formación adecuada y con varios hijos. Ocupan puestos de trabajo, como mano de obra barata, en la construcción, la agricultura y servicios. Su salario diario ronda, en el mejor de los casos, los ocho euros diarios. Viven en el extrarradio de la ciudad y sufren, como el resto de ciudadanos, las consecuencias del “boom” inmobiliario. Pagan alquileres altos por pisos reducidos, que no superan los 50 metros cuadrados, y que muchas veces comparten.

[b] Si sabías que la vida en España era cara, ¿por qué viniste?[/b]

Porque mi mujer y mi hija estaban aquí. Unos amigos me invitaron a su boda y ya no me volví a marchar. Encontré a mi familia muy necesitada, mi mujer trabajaba en el servicio doméstico y la niña echaba de menos a su padre. Me convertí en un ilegal y hasta que me ofrecieron un contrato en regla, hice un poco de todo, pintaba, arreglaba jardines, trabajaba en albañilería. Todo lo que me salía.

[b]Trabajar duro[/b]

[b] ¿Fue difícil arreglar los papeles?[/b]

Más que difícil fue bastante caro. Me costó más de 1.800 euros, entre viajes de avión a República Dominicana y el pago de documentos. Tuve que pedir un primer crédito, y todavía lo estoy pagando. Ahora tengo dos más: uno que pedí para celebrar la Primera Comunión de mi hija, de 2.200 euros y el último, el pasado mes de diciembre, que amplié 1.000 euros más, porque me quedé sin trabajo y no podíamos pagar la casa.

[b] ¿Es fácil para un inmigrante pedir créditos personales en España?[/b]

No es nada fácil. Sólo te lo dan si tienes nómina, y ¡depende del tipo de nómina! Yo tengo suerte porque mi mujer, ahora, trabaja en hostelería. Los tres préstamos son con la misma entidad y me parece que pago un 8 o 9% de interés. Algo así, esas cosas no las tengo muy claras.

[b] ¿Cuántas horas trabajas al día?[/b]

Trabajo unas diez horas y tardo otras dos más en ir y volver al trabajo. Me levanto sobre las 6:00 de la mañana y viajo en autobús. Últimamente estoy en una “obra” a 22 kilómetros de casa. En Madrid el tráfico se complica mucho y también hay que contar con ese tiempo que se pierde. Los fines de semana trabajo de jardinero.

[b] ¿En que trabajabas en tu país?[/b]

Trabajé en una gasolinera durante nueve años. No tengo estudios porque tuve que salir pronto del colegio. Mi familia es humilde, mis padres no viven juntos. Tengo 19 hermanos y diez son de padre.

[b] ¿Cómo ves a tu hija en España?[/b]

Muy bien, es lo mejor de todo. Le gusta estudiar, va muy bien en el colegio, está contenta y tiene muchas amigas. Ella tiene todo el futuro por delante. Yo le digo que “es una españolita negra”. Por ella, todo merece la pena. Me gustaría tener más hijos pero, por el momento, no es posible.

¿Envías dinero a tus familiares de la República Dominicana?

Todos los meses mando dinero a mi madre. Desde que estoy en España suelo reunir unos 100 o 120 euros, porque ella lo necesita. Si no tengo el dinero lo pido, o me quedo sin comer para que a mi madre no le falte nunca. He pensado traérmela. Me gustaría que viviera con nosotros, es a la que más echo de menos.

[b]¿Te tira la tierra?[/b]

La tierra mucho. Más al principio, ahora que tengo muchos amigos y la mayoría son españoles me siento bastante mejor. Además hay cosas muy parecidas entre mi país y éste. La comida se cocina de forma diferente pero es prácticamente igual. En España hay de todo y si quiero comer arroz con habichuelas, o ensalada verde puedo hacerlo. Pero lo que más me gusta es el filete con patatas fritas.

[b]España , un país caro[/b]

[b]Cuando tus amigos dominicanos te preguntan, ¿cómo se vive en España? ¿Qué les dices?[/b]

Que todo está muy caro aquí, y que para vivir medianamente hay que trabajar duro. Les digo que en invierno hace muchísimo frío, pero que hay luz eléctrica, y agua del grifo en todas las casas. Y que cuando uno enferma puede ir al médico, o al hospital porque le atienden siempre. También les digo que si piensan venir algún día, antes arreglen sus papeles porque de lo contrario, sería muy difícil sobrevivir. No hay nada peor que caminar por la calle con miedo a que te pregunte la policía y no tener documentación. Te sientes vigilado. Un consejo que siempre doy es que, si vienen a España intenten adaptarse al sistema de vida, es muy distinto al nuestro. Hay horarios y otra disciplina.

[b]-¿Qué es lo que menos te gusta de España?[/b]

Lo peor es oír ciertos comentarios despectivos de la gente. Veo a los españoles como muy buenas personas, amables, muy simpáticos. Pero cuando uno va en el autobús, a veces, no puede hacer oídos sordos y escucha: “Ese negro de mierda”, ¡siento humillación! Mi hija y su madre también se han sentido despreciadas por el color de su piel. ¡Con lo bonito que es!

[b]-¿Has oído hablar de la existencia de mafias en el mundo de la inmigración?[/b]

Es frecuente el comentario pero no conozco ese asunto. No sé si existen. Es posible.

[b]¿Cómo encuentras a las mujeres dominicanas que llevan tiempo trabajando en España?[/b]

Me preocupa el tema de la reagrupación familiar. Muchos maridos vienen a España con permiso de residencia, gracias a sus mujeres, pero no tienen trabajo. Están surgiendo muchos problemas familiares. Hay parejas que se separan y familias destrozadas. Algunas mujeres cuando vienen a España cambian, se hacen más independientes.