Un embrión vale más que una mujer

Un embrión vale más que una mujer

Hoy, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las mujeres dominicanas tenemos razones para bajar la cabeza: el Estado se empeña en lastimarnos, nueva vez, recordándonos que para él somos meras incubadoras con la obligación de parir lo que caiga en el útero, a pesar de que sea producto de la violencia o atente contra nuestra vida.

Es duro que, justo dos días antes del 25 de noviembre, los senadores aprobaran en segunda lectura el Código Penal sin las tres causales. Al hacerlo, nos están violentando y, además, nos recuerdan que las mujeres valemos menos que un embrión.

El tema se ha discutido intensamente en un intento de que los congresistas entiendan que una mujer violada, una que está al punto de morir o va a tener un hijo con malformaciones tiene derecho a decidir qué hacer con ese embarazo. Pese a ello, ganó el discurso conservador, el que entiende que los dogmas están por encima de nuestra salud física y mental.

Ayer, sin embargo, vimos una luz en el camino: Blanca Izaguirre, Defensora del Pueblo de Honduras, nos explicó que allá depositaron un recurso contra la penalización total del aborto. El Defensor tiene la obligación de defender nuestro derecho a vivir. Allá iremos a reclamar.