Un espacio de trabajo reducido y productivo

3C_¡Vivir!_11_Decorando,p01

Imaginas lo ideal que seria tener ese espacio en casa donde poder trabajar cómodamente? ¿Has iniciado ese proyecto de emprendimiento, trabajas desde la casa o simplemente necesitas tener un rincón de oficina?
No es necesario que cuentes con una habitación vacía, puedes armarlo en cualquier espacio de la casa. Ya hemos tratado el tema anteriormente, pero vamos a poner atención en los espacios reducidos que no son necesariamente sinónimo de poca productividad. Por pequeño que te parezca el espacio que tienes disponible, no te desanimes, pues el mobiliario y la disposición de las piezas que lo van a armar son las que te darán sensación de amplitud y de que cada cosa puede funcionar.
Para hacer grandes espacios pequeños se necesita orden, cada cosa en su lugar y tener en cuenta la escala con la que trabajamos, pues aunque tengas disponible un gran escritorio, si no cabe, o si termina ocupando toda el área, no te va a funcionar. Intenta reciclando alguna otra mesa del tamaño apropiado, a la que le puedas dar color o renovar, y te será de mejor provecho.
Una silla cómoda es primordial, pues allí pasarás muchas horas y debes cuidar tu espalda. Escoge una con diseño ergonómico que se ajuste a tus necesidades. Para optimizar los metros puedes elegir escritorios flotantes, así te ahorras espacio en el suelo, de igual forma, prefiere estanterías en la pared, donde colocar los primordiales y -claro está- uno que otro recuerdo lindo para mantenerte feliz.
Busca ese espacio ideal en casa; quizá en esos metros vacíos en la sala, y hasta en la habitación entre la cama y la ventana.
Si no cuentas con buena luz natural debes hacerte de lámparas de escritorio que te proporcionen iluminación correcta.
Y claro está, no puede faltar el estilo, tu espacio de trabajo debe hablar de ti, reflejarte. Romántico o moderno, minimalista o “vintage”… busca esa inspiración en las cosas que te gustan y que quede plasmado allí. Eso sí, es trabajo, mantén el norte de que algunas piezas, cuadros o una plantita que te agrade te hacen la oficina en casa más agradable y personal, pero no debes recargarla para no perder la concentración necesaria, más aún cuando enfatizamos en espacios pequeños. Cada elemento que utilices debe significar algo para ti, tu lugar de trabajo necesita una atmósfera que impulse tu creatividad y sea una potenciador de nuevas ideas.