Un estudio alerta sobre creciente brecha de riqueza en la China rural

PEKÍN. AFP. La diferencia de riqueza entre las poblaciones rurales ha alcanzado un nivel “peligroso” en China, que teme una posible desestabilización social, advierte un estudio citado el miércoles por la prensa oficial.  

La diferencia de ingresos entre los campesinos que trabajan la tierra y aquellos que se desplazan a la ciudad para trabajar como obreros migrantes sigue creciendo, “aumentado la presión sobre el coste de la vida”, concluyó el Centro de Estudios Rurales chino.  

Un habitante del campo gana casi dos veces más en un trabajo en una zona urbana que si cultiva un terreno agrícola en su pueblo, indicó la agencia Xinhua (China Nueva), citando el informe.  

El coeficiente de Gini, que mide el grado de desigualdad en la distribución de los ingresos en una sociedad, subió en el campo chino hasta 0,3949 en 2011, rozando el “peligroso” nivel de 0,4, según el estudio.  

Un coeficiente 0 indica una igualdad total de ingresos entre los habitantes, cuando el valor 1 significa que el conjunto de la riqueza está en manos de una sola persona. El índice de Gini de China en su totalidad se acerca ahora al 0,5.  

Los migrantes -cuyo número sobrepasa los 220 millones en China- siguen oficialmente contabilizados entre los rurales.  

En 2011 el número de habitantes de ciudades superó el de los campos en China, que cuenta con unos mil 300 millones de personas. El país registra una subida de la urbanización y un éxodo rural masivo.  

La brecha entre ricos y pobres es una bomba social de efecto retardado que el régimen comunista prometió desactivar en su plan quinquenal 2011-2015. Los dirigentes prometen de forma regular un reparto más equitativo de las riquezas, unos compromisos desmentidos por las estadísticas.