Un estudio del BID ve sostenible deuda externa

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/157CCE95-2A86-4D89-B869-828645316F83.jpeg

POR MARIO MENDEZ
Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) plantea que la deuda externa dominicana es sostenible.Sostiene que como resultado del ajuste que se lleva a cabo en el marco del programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda total del sector público disminuiría a un 49 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y la deuda externa total (pública y privada) equivaldría al 88 por ciento de las exportaciones.

El estudio asume que que la deuda es sostenible si se cumplen dos condiciones: “i) el coeficiente de deuda total del sector público/PIB se estabiliza en el nivel de 2004 menos la deuda concesionaria, lo que significa cerca de o menos del 50% del PIB; y ii) el coeficiente de deuda total externa/exportaciones se mantiene por debajo del 150%”.

Según el estudio, las más recientes proyecciones del programa con el FMI suponen una mejora de la balanza básica del sector público consolidado del 2.8% del PIB en 2005, 4.2% del PIB en 2006 y 4.3% en 2007.

Se prevé que en 2006 y 2007, a medida que siga mejorando la balanza básica, la deuda del sector público con relación al PIB continuará decreciendo, mientras que la deuda total externa se mantendrá sustancialmente por debajo del 100% de las exportaciones.

Se plantea que estos ajustes en la balanza básica en 2005 provienen de una mejora en los ingresos fiscales de 1.4% del PIB, una reducción en las transferencias de cerca del 0.7% del PIB y una disminución en gastos no relacionados con interés de cerca del 1.2% del PIB.

Se observa que el lado de los ingresos, la mejora es producto de medidas fiscales ya aprobadas; pero se anticipa que el aumento del ITBIS (de 12% a 16% en 2004) represente recaudaciones iguales al 1.7% del PIB, que serán parcialmente compensado por pérdidas de ingresos del paquete fiscal provisional de 2004, así como una reducción programada de los impuestos sobre el comercio internacional.

Del lado de los gastos, la reducción provendrá principalmente del recorte a las transferencias, incluyendo al sector eléctrico, y de gastos presupuestales adicionales, principalmente gastos de capital.

En este aspecto se señala los subsidios de electricidad, “que en la actualidad son fuertemente regresivos, ineficientes y costosos, han de ser sustituidos por los subsidios dirigidos a familias de escasos recursos”.

Además, se indica que “los subsidios del gas licuado, que son ligeramente progresivos pero costosos, también serán rediseñados”.

También se plantea que los gastos de capital y otros que se incluyen en la partida de “residuales”, que fueron inflados en 2004 previo a las elecciones, serán reducidos mediante el ejercicio de un mayor control por parte del gobierno.

Al referirse a los riesgos que enfrenta el programa de ajuste, el estudio plantea si bien las nuevas autoridades han logrado restaurar la confianza pública y cambiar las expectativas, la aplicación del programa está sujeto a incertidumbres cuyo impacto se debe considerar relacionados con la disciplina fiscal, una mayor depreciación de la tasa cambiaria y el ascenso de la tasa de interes real. 

El estudio plantea, en cuanto al tipo de cambio, que su repunte “pone la actual tasa cambiaria real en desfase con el nivel de equilibrio a largo plazo y, si se fuera a sostener, actuaría como un freno al crecimiento de las exportaciones, así como al desarrollo económico”.

“Un resultado más probable es que la tasa cambiaria real se deprecie hasta conseguir un nivel de equilibrio a largo plazo de 15% a 20%, lo que permitiría que las exportaciones se desarrollen a una tasa más próxima al promedio histórico”, plantea el estudio.