Un muerto, miles fuera   sus  casas y   zonas aisladas  en la provincia SD

Un muerto en La Victoria, cientos de casas anegadas, otras en medio del lodo, miles de personas refugiadas en iglesias, centros comunitarios y casas de familiares y comunidades aisladas era el panorama de ayer en sectores del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo.

Gregorio Henríquez Moreno, de 56 años, fue encontrado muerto por brigadas de la Defensa Civil en el río Yuca, cerca de la comunidad de El Bambú, en Sabana Perdida, Santo Domingo Norte.

Danilo Javier Henríquez, hijo de Gregorio, quien vivía en La Victoria, expresó que su padre salió el domingo y que  algunas personas contaron que  lo vieron tirarse al río Yuca, en un tubo y  fue  ayer cuando fue hallado su cadáver.

El director de la Defensa Civil en Santo Domingo, Luis Rafael Reyes, informó que a pesar de que la crecida de los ríos y arroyos ha disminuido, los evacuados se mantienen y se agregó  el aislamiento de la comunidad de Las Mercedes, en la misma zona, rodeada por las aguas del río Yuca.

Precisó que en esa comunidad hay 120 familias que ayer recibirían alimentos por vía de botes, ya que era imposible penetrar en vehículos.

Eduardo Reynoso, director de la  Defensa Civil, en el distrito municipal de La Victoria, informó que en esa localidad habían ayer 800 personas desplazadas de sus hogares, y alrededor de 80 viviendas anegadas.

Entre las comunidades aisladas hasta ayer citó  Mata Mamón, El Ocho, El Siete, La Gina,  rodeadas por los ríos El Dajao, Tosa, Ozama y Cabón.

La indignación contra las autoridades gubernamentales y municipales no se hizo esperar, y dirigentes comunitarios de barrios como La Barquita, en Santo Domingo Este y Los Coordinadores, en Santo Domingo Norte, invitaron al gobernador, la senadora, el alcalde y los regidores a que hagan presencia, tal como lo hacían cuando estaban en campaña electoral.

Eridania Rosario, presidenta de la Junta de Luis Rafael Reyes, Junta de Vecinos Agustina Berberé, en La Barquita Este, arremetió contra las autoridades, que no han acudido en su auxilio, pero que no fallan en bajar cuando se trata de buscar votos para llegar al poder, según dijo.

Lamentó que ni el gobernador y la senadora de la provincia, el alcalde del municipio y los regidores  den la cara ahora que la comunidad los necesita.

Alrededor de cien personas se refugian en la capilla San José, donde no cuentan con baños para sus necesidades fisiológicas, ni colchones siquiera para que los niños duerman como humanos, situación que se repita con más de 150 damnificados en el Bulevar, sobre la cañada de Carlita.

 Rafael Holguín, dirigente comunitario de La Barquita de Los Mina, dijo que las casas inundadas superan las 2,100 y que la mayoría de sus habitantes están arrimados entre vecinos y familiares. Consideró Holguín que la situación en ese lugar se resolverá cuando el Gobierno disponga su reubicación.

Zoom

La cárcel

Las aguas que rodeaban el lunes  la Penitenciaría Nacional de La Victoria volvieron a su nivel. El alcaide del recinto destacó que  entre los presos no hubo riñas, pero tampoco intento de escape. Los Comedores Económicos instalaron cocinas móviles para suplir alimentos a los presos.