Un muerto y un centenar de heridos en un atentado contra chiíes en Bangladesh

atentado

Dacca. Una persona murió hoy y alrededor de un centenar resultaron heridas, en su mayor parte leves, en una triple explosión durante una concentración de fieles musulmanes chiíes en Dacca, un ataque atípico en Bangladesh que supuestamente reivindicó el grupo Estado Islámico (EI), informaron diversas fuentes.

Las explosiones, con artefactos caseros, ocurrieron en un intervalo de uno o dos minutos en torno a la 01.45, hora local (19.45 GMT del viernes) frente a la mezquita chií Husaini Dalam de la parte vieja de Dacca, explicó a Efe un responsable policial de la zona, Azizul Haque.

Según la fuente, la víctima mortal es un adolescente de 16 años.

En el momento del ataque había entre 3.000 y 4.000 personas en el lugar, así como un dispositivo de seguridad compuesto por unos 200 agentes.

Los congregados estaban preparando la procesión de “Ashura”, décimo día del mes sagrado musulmán de Muharram en el que los chíies conmemoran con fervor el martirio del imán Husein, nieto de Mahoma.

La consultora estadounidense especializada en yihadismo SITE Intelligence Group difundió en la red social Twitter un comunicado supuestamente atribuido al Estado Islámico en el que esta organización señala que “los soldados del califato en Bangladesh lograron hacer estallar varios artefactos contra el templo Dalam de los infieles”.

En Bangladesh el 90 % de los 160 millones de habitantes es musulmán, aunque la gran mayoría de los seguidores de ese credo es de la rama suní y los chiíes no constituyen ni un 1 %, según el centro de investigación estadounidense PEW.

Pese a que los ataques contra chiíes en Muharram son habituales en muchas partes del mundo y en algunos países del sur de Asia, Bangladesh no está acostumbrado a este tipo de acciones.   “Esto es una nueva tendencia.

Se trata probablemente del primer ataque en años” contra esta comunidad, valoró a Efe Shafqat Munir, experto del Instituto de Bangladesh para Estudios de Paz y Seguridad (BIPSS).

El atentado se produce después de que entre finales de septiembre y principios de octubre dos ciudadanos extranjeros fueran asesinados a tiros en distintos puntos del país.   Pese a que aquellas acciones también fueron supuestamente reivindicadas por el EI, el Gobierno bangladesí ha negado cualquier presencia en el país del grupo yihadista y ha apuntado a una conspiración local a cargo de las fuerzas opositoras.

Varios líderes de la gobernante Liga Awami repitieron hoy estas acusaciones, aunque el ministro del Interior, Asaduzzaman Khan Kamal, evitó atribuir responsabilidades, según los medios locales.

Además, entre febrero y agosto fueron asesinados a machetazos en Bangladesh cuatro blogueros ateos y críticos con el fundamentalismo islámico.

También se han registrado en lo que va de año ataques de perfil más bajo contra representantes de minorías religiosas.