Un Nissan que funciona con caña de azúcar

La pila de combustible de bio-etanol utiliza la reacción del oxígeno

Nissan ha presentado en Brasil el primer prototipo de vehículo impulsado por pilas de combustible de óxido sólido (SOFC) que se alimenta con energía eléctrica proveniente de bio-etanol. El vehículo utiliza un nuevo sistema que cuenta con una “pila de combustible de bio-etanol” con un generador eléctrico y un convertidor que aprovecha la reacción del oxígeno con diversos combustibles, como el etanol y el gas natural, para generar electricidad de alto rendimiento. Su autonomía es de más de 600 km gracias a una batería de 24 kWh. Hace un par de semanas habíamos anunciado los planes de la compañía japonesa para fabricar un sistema de propulsión limpio como el eléctrico pero con más autonomía. Ahora Nissan ha presentado este prototipo con pila de combustible de bio-etanol, montado sobre la base de una van Nissan e-NV200, que se está probando en las carreteras de Brasil. El sistema de propulsión es limpio, extraordinariamente eficaz, de fácil alimentación y funciona al 100% con etanol o agua mezclada con etanol. Sus emisiones no son contaminantes y son tan neutras como el aire ambiente, por lo que formarán parte de un ciclo puramente natural. Además, la pila de combustible de bioetanol proporciona la aceleración y la conducción silenciosa propias de un vehículo eléctrico, junto con bajos costes de mantenimiento, así como la autonomía de un vehículo a gasolina.