Un nuevo apagón vuelve afectar la mitad Venezuela

People jockey to enter a bus during a power outage that suspended the subway service in Caracas, Venezuela, Monday, March 25, 2019. (AP Photo/Fernando Llano)
People jockey to enter a bus during a power outage that suspended the subway service in Caracas, Venezuela, Monday, March 25, 2019. (AP Photo/Fernando Llano)

Una gran parte de Venezuela volvió a quedarse sin luz ayer después de que un nuevo apagón afectara a más de la mitad del país, casi tres semanas después del mayor corte eléctrico que recuerda la nación, sumida en una profunda crisis política.
Calzadas y calles de Caracas con los semáforos apagados volvieron a llenarse con trabajadores y estudiantes que tenían que adelantar la hora de regreso a casa poco después de las 13.23 hora local (17.23 GMT), cuando gran parte de la ciudad se quedó sin electricidad y varias líneas del metro sin servicio.
El apagón volvió a hacer sudar frío a los venezolanos ante el recuerdo aún fresco del masivo apagón que el pasado 7 de marzo dejó paralizado el país durante casi una semana.
Sin embargo, en esta ocasión el suministro fue restituido con mucha mayor celeridad. Como ya hiciera con el anterior, el Gobierno de Nicolás Maduro aseguró que la red eléctrica falló por un nuevo ataque, en esta ocasión contra el sistema de transmisión de electricidad desde la hidroeléctrica de Guri, la principal del país. “Se atacó una de las líneas que viene de Guri y al mismo tiempo se atacaron a través de medios electromagnéticos, se atacaron líneas que distribuyen la electricidad, la energía desde el centro al occidente del país”, indicó la vicepresidenta Delcy Rodríguez en una comparecencia en la televisión del Estado. La vicepresidenta destacó que el suministro se recuperó “en tiempo récord” y que a las 20.15 hora local (00.15 GMT del martes) “prácticamente todo el servicio a nivel nacional está recuperado” aunque aún “algunas zonas principalmente en el occidente del país” siguen pendientes de recuperar la electricidad.
Rodríguez dijo que “gracias al ataque terrorista” del 7 de marzo se ha “blindado el servicio general fortaleciendo capacidades” de respuesta.