Un parásito le entró por el pene y queda paralítico

En 2017, un hombre de 32 años llamado James Michael logró concretar lo que él llamó como el “viaje de su vida” al hacer un recorrido por varios países pertenecientes a África.

Al regresar a casa todo marchaba bien hasta que varios meses después, en 2018, comenzó a sentir algunas molestias de salud; para octubre había perdido sensibilidad en las piernas, problema que se lo atribuyó a una fatiga muscular pues practicaba ciclismo.

Pero un mes después, Michael tuvo que ingresar a urgencias de un hospital luego de haber sudado intensamente toda la noche. Los doctores le hicieron varias pruebas pensando que podía tratarse de alguna falla cardíaca o problema neuronal.

Las pruebas dieron a conocer que James había contraído un parásito estaba afectando su columna vertebral. Fue entonces cuando se determinó que durante su viaje por África, en donde conoció Zambia y Zimbabwe, también visitó Malawi, en donde hizo un paseo en canoa y nadó durante 5 días en un lago del lugar por más de 3 horas.

Al problema de salud se le conoce como bilharzia, una infección causada por un gusano parásito que vive en agua dulce en regiones subtropicales y tropicales, y le dieron la medicación adecuada, que acabó con la enfermedad, pero básicamente había quedado inmovilizado.

Los doctores concluyeron que el parásito le ingresó al cuerpo mediante el pene y fue así como fue dejando sus huevecillos en distintas partes del organismo.

Aunque pasó varios meses inmovilizado, poco a poco ha ido recuperando el movimiento de las extremidades y existe un 30% de probabilidades de que se recupere.