“¡Un pollo muerto vale más que un paciente vivo!”

30_01_2016 HOY_SABADO_300116_ Opinión10 A

“Diantre, Píndaro –exclama su nuevo amigo Siglo XXI-… ¿¿¿Y esta vieja práctica que traen ahora los integrantes de la clase médica y de salud de nuestro país, con huelgas que matan pacientes???… ¡Da pena! …¡Parece que estuvieran todavía con mi hermano menor Siglo XX!… Tan quedaos!…”.

“Ahora han nombrado un personaje muy conocido en las guerras de las galaxias que montaba junto a mi hermano desde hace varias décadas, y parece que él cree que ese tipo de mecanismo le va a dar más vigencia … Si no se monta en mi carrito y se identifica conmigo, y hace de mi como Siglo XXI su nuevo amigo y aliado, se lo va a chupar un pato…. Da pena cómo fueron tratados, en estos dos días de paralización de los servicios de salud pública, los pacientes que requirieron de servicios y tratamientos programados…”.

“¿¿¿Y por qué utilizan a tu hermano Siglo XX para solicitar aumentos de salarios, si ya a tu hermano lo enterramos el pasado 31 de diciembre???” –pregunta Píndaro-, a lo que Siglo XXI le responde, sin inmutarse: “Es que, cuando una persona no se actualiza, corre con el peligro de cometer los mismo errores del pasado… Pareciera que crearse un maremágnum de que ‘en río revuelto, ganancia de pescadores’… Y no sabemos, Píndaro, quienes son los pescadores que sostienen la red en este caso… Es cierto que hay necesidades… Es cierto, que los salarios no son los más justos… Es cierto que no son todos los que están ni están todos los que son, en la plana de trabajadores de servicios de la salud… Es cierto que, con el dinero de las ARS podría paliarse un poco esas necesidades… Es cierto que duele en el alma que se vayan a tirar por la borda 1,600 millones de pesos entre cuatro organizaciones para tres meses de chercha, cháchara y chateo barato… Es cierto que, al final de tu hermano Siglo XX y ya entrando en tratar de conocerme, sin querer queriendo, el juramento Hipocrático se ha ido convirtiendo en un juramento Hipócrita…”.

“Contra Siglo XXI –comenta Píndaro- cuánto te está doliendo esta situación”…

“Lo que pasa, Píndaro –expresa Siglo XXI- es que la salud de todo en el país tiene que estar, siempre, por encima de todos los intereses de quién sea… Da pena que un pollo muerto en un mercado de cualquier pueblo en las regiones del norte o del sur del país, valga más que la vida de un paciente vivo que requiere de atención médica, precisamente en el momentos en que todos los llamados a prestarle sus servicios han decidido sentarse a jugar dominó o a leer las noticias de los diarios… Es más, Píndaro, si siguen jugando con candela, el Zika puede llegarse a escribir con “S” en lugar de “Z”… Y, ahí, vamos a llorar lágrimas amargas… Y, ojalá y no le toque a uno de esos o esas aventureras, la amarga experiencia de tener que sufrir los embates de ese mosquito que ya está entre nosotros…”.

“Caray, Siglo XXI, la verdad es que te duele que todavía esos líderes sigan de la mano con tu hermano Siglo XX, olvidando que éste pasó a mejor vida… -comenta un apesadumbrado Píndaro-… Tú, como tu nombre lo indica, debes recomendarle prudencia y el aprender a utilizar nuevos mecanismo de presión que van más acorde con el avance tecnológico de los pueblos… Es más, Píndaro, yo creo que esa gente está leyendo las noticias localistas de los periódicos, pues no hay forma de que entiendan que estamos ante una emergencia con carácter internacional… No es sólo en nuestro terruño que nos puede afectar… Países de gran desarrollo han dado la voz de alarma, mientras nosotros aquí jugamos al gato y al ratón empujando a huelgas que, por las fotos reseñadas en los mismos periódicos que ellos leen, son igualitas a las publicadas cuando hacían sus presiones junto a mi hermano Siglo XX….”.

“¿Y no será que les gusta verse en esas fotos, con peinados como salidos del salón de belleza?” -exclama Píndaro-…

“Vuelvo y te repito, Píndaro -enfatiza Siglo XXI-… a los ojos de todos los que tenemos uso de razón actualizada pareciera como si, para ellos… ¡un pollo muerto valiera más que un paciente vivo!”.