Una campaña para enseñar a los japoneses a trabajar menos y gastar más

1

Tokio. Descuentos en grandes almacenes, viajes organizados y “hora feliz” en bares son algunas de las ofertas que pretenden sacar de sus oficinas a los japoneses los viernes a las 3 de tarde, y ayudar así a frenar la cultura del exceso de trabajo que prevalece en el país.

El “Premium Friday” (“súperviernes” en español), que empieza este viernes, es un proyecto diseñado por el Gobierno nipón y los principales grupos empresariales del país que insta a los empleados japoneses a abandonar sus puestos de trabajo a las 3 de la tarde el último viernes de cada mes.

Esta campaña se pone en marcha meses después de que el suicidio de una joven japonesa, que no podía soportar sus largas jornadas laborales, reabriera el debate en torno al “karoshi” o muerte por exceso de trabajo en Japón.

En 2015, más de 2.159 personas se suicidaron en Japón por causas relacionadas con el trabajo -675 de ellas por cansancio-, según el Ministerio nipón de Trabajo.

La legislación laboral japonesa establece que las jornadas de trabajo no deben superar las 40 horas semanales, aunque permite que se trabajen horas extra siempre que haya un acuerdo previo entre empleador y trabajador.