Una deliciosa alternativa para mitigar el calor

28_08_2015 HOY_VIERNES_280815_ ¡Vivir!4 C

Una de las principales recomendaciones de los médicos cuando el calor se intensifica es evitar, en la medida de lo posible, las comidas calientes. Por eso, además del consumo de jugos, cuando la temperatura aumenta, las cremas y sopas frías se convierten en una alternativa que las personas pueden considerar.

Además de su facilidad en la preparación, estas aportan un sinnúmero de propiedades beneficiosas para el organismo, debido a que normalmente se componen de verduras y frutas.

Una de las cremas frías por excelencia es el gazpacho, en todas sus versiones, cuyo truco de elaboración -dicho sea de paso- es hacerlo con buenos productos y, por supuesto, un aceite de oliva extra virgen.

Aquí te mostramos algunas opciones que puedes agregar en tu menú.

RECETAS

Salmorejo

3 huevos cocidos
Jamón serrano cortado en cuadritos
1 1/2 libras de tomates maduros
2 dientes de ajo
20 grs. de vinagre
110 grs. de aceite de oliva virgen
1/2 cucharadita de sal
100 grs. de pan blanco

Preparación. En el vaso de la batidora echar los tomates, los ajos (sin el ojo central para que no repita) y la sal. Batimos a máxima velocidad durante 1 minuto y 30 segundos. Añadimos el pan y vinagre. Volvemos a batir a máxima velocidad hasta que todo esté bien mezclado. Ahora es el momento de incorporar el aceite, y para ello ponemos la batidora en la velocidad media y vamos incorporando poco a poco el aceite para que emulsione. Obtendremos una mezcla densa. Dejamos enfriar unas horas y servimos con huevo cocido picado y el jamón por encima. A nosotros nos gusta poner además un chorrito de aceite por encima.

Gazpacho andaluz

500 gramos de tomates maduros
1 pimiento rojo
1 pepino grande
2 dientes de ajo
2 tallos de apio
1/2 de cebolla roja pequeña
2 rebanadas de pan duro
1 cda. de vinagre de Jerez
3 cdas. de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
Perejil

Preparación. Escaldar (sumergir) los tomates en agua hirviendo durante unos minutos para poder pelarlos con facilidad. Cortar los tomates en cuatro, retirar las semillas y reservarlos. Pelar el pimiento, cortarlo, retirar las semillas y reservarlo. Pelar el pepino, cortarlo por la mitad longitudinalmente y retirar las semillas. Pelar los dientes de ajo y reservarlos. Lavar los tallos de apio, cortarlos y reservarlos. Trocear el pan duro y reservarlo. Introducir todos los ingredientes en un bol de cocina, agregar el vinagre de Jerez, el aceite de oliva, la sal, la pimienta y el perejil y batir con una batidora eléctrica hasta conseguir una mezcla homogénea y una textura fina. Para los días calurosos es muy aconsejable agregar hielo picado a la mezcla antes de batirla. Se puede acompañar con tostones de pan o incluso agregarle un poco de picante bien sea con una guindilla o con salsa tabasco.

Sopa fría de melón con jamón

1 melón
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
6 lonjas de jamón serrano

Preparación. Partir el melón, quitar la piel y poner toda la pulpa en el vaso de la batidora. Triturar muy bien, si quieres, agrega una pizca de sal y de pimienta negra. Guardar en la nevera hasta el momento de servir. Puedes poner sobre la sopa el jamón serrano picado tal cual, pero también puedes darle un toque crujiente. Para ello debes ponerlo entre dos servilletas de papel o papel de cocina y llevar al microondas por unos dos minutos. Cuando vayas a servir la sopa, chorrea aceite de oliva virgen extra por encima.

Crema fría de pepino y yogur

1 pepino grande
200 grs. de yogur natural
Un cebollín
1 diente de ajo
Hojas de hierbabuena
El zumo de un limón
3 cdas. de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto

Preparación. Pelar el pepino, cortar por la mitad y con la ayuda de una cuchara, retirar las semillas. Colocar en un bol cortado en cubos y cubrir con agua helada y un chorrito de vinagre blanco por una media hora. Escurrir el pepino y añadirle el aceite de oliva, el cebollín picado, el diente de ajo triturado, las hojas de hierbabuena picadas y el zumo de limón. Añadir sal y pimienta al gusto. Por último, agregar el yogur y licuar todos los ingredientes. Si es necesario y se quiere suavizar la consistencia, se puede agregar un poco de agua fría. Colocar en la nevera por un par de horas y servir bien fría. Se le pueden añadir, al momento de servir, trocitos de tomate picado o una ramita de hierbabuena para adornar.