Una excelente idea de los partidos

Los partidos políticos dominicanos en interés de mejorar su imagen pública ante los votantes que les dan su apoyo sufragando por sus candidatos, han decidido hacer una selección de sus mejores candidatos a los diferentes puestos electivos, en donde se tendrá muy en cuenta la capacidad intelectual de los elegidos y no su grado de popularidad sin un aval de conocimientos para evitar, que nuestras Cámaras Legislativas se llenen de individuos sin capacidad suficiente para desempeñar las funciones inherentes a la presentación de proyectos y leyes en beneficio de la sociedad.

Hemos seguido algunos de los debates que se han suscitado con motivo del conocimiento del ante-proyecto de Constitución de la República presentado por el Poder Ejecutivo.  ¡Qué pobre Congreso nos gastamos!  Escuchamos frases empezando por “hubieron” palabra que no aparece en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).  Al parecer quisieron decir como es la forma correcta “hubo”. Otro gazapo utilizado fue: “aunque no haiga quórum”.  Ante estos graves atentados  a la lengua de Cervantes, sólo me vino a la mente la célebre frase del desaparecido Corpito Pérez “hasta hablando cometen faltas de ortografía”.  A nuestro entender, este tipo de legislador, que de paso quiere intervenir en todos los temas, lo que hacen es desprestigiar el hemiciclo y al partido político al que pertenecen. 

Si nuestras Cámaras Legislativas estuvieran integradas por una matrícula de senadores y diputados con un nivel medio de enseñanza, aunque no fuesen profesionales, la audiencia televisiva sería A-1; es decir, un rotundo éxito.  Debemos reconocer, sin embargo, que hay magníficos expositores que hacen la delicia a los ciudadanos que se preocupan porque nuestra Carta Magna sea un instrumento que esté acorde con las nuevas corrientes que propugnan por el respeto y la inviolabilidad de los derechos ciudadanos, sin importar credo, color o situación económica.

Es también impostergable, para la selección adecuada de los candidatos, que el Congreso Nacional sancione la Ley de los Partidos Políticos reclamada con vehemencia por el Presidente de la Junta Central Electoral (JCE), doctor Julio César Castaños, la cual se encuentra en un limbo jurídico por espacio de más de  diez años.  Creemos que esta ley pondrá un alto al dispendio que con motivo de la campaña electoral realizan todos los partidos políticos reconocidos, a las cuales la JCE les asigna la partida correspondiente conforme al porcentaje de votos obtenidos en la última contienda electoral.  

Exhortamos a los partidos políticos y a las entidades emergentes para que hagan un buen uso del recurso humano el cual será el elemento esencial en su representación congresual.  Si persiste la práctica del “tigueraje”, que Dios nos coja confesados.