Una exhibición de joyas preciosas

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/D305DDAF-A987-41BB-B617-F2B1ABDBC1EF.jpeg

POR MARÍA MERCEDES
Taso conjuga la singularidad de su nombre. Él, que se define como un artista de corazón, posee una rica y multicultural formación, que nació como Anastasios Konstantinos Haidemenakis Hondrakis, y fue criado en la isla mediterránea de Creta. Su encuentro con el larimar produjo resultados que él no esperaba. Esto así porque su amor por las artes y su pasión por las islas tropicales le hicieron abandonar su carrera de medicina cursada en Santo Domingo y decidió mudarse a Hawai como socio de una galería de arte.  

Este artista que denomina al larimar como “la piedra de la Atlántida”, también cree en sus poderes curativos, y lo coloca principalmente en plata esterlina usando acentos de gemas semipreciosas tales como perlas, aguamarinas, ópalos y topacios.

Desde sus primeras creaciones de collares de cuentas, Taso logró un grupo de seguidores y los residentes locales eligieron su tienda como “el mejor lugar para comprar joyas” en Hawai.  “Arlines, un gran bazar dentro de las ruinas”, ha recibido múltiples premios, pues es descrita como una de las más interesantes tiendas en Estados Unidos.

Por eso, durante la exposición que realizó en Santo Domingo, se sintió feliz de poder mostrar sus creaciones a todas las personas que allí se dieron cita.

Al pronunciar unas breves palabras dijo que casi todas las piezas son únicas en su clase, algunas hechas a mano en muy elaborados e intrincados diseños, mientras que otras son simples y modernistas.

Taso ha viajado por todo el mundo comprando sus insumos en bazares de Estambul, Turquía, los mercados de Chiang Mai en Tailandia, con los mineros de Belo Horizonte, Brasil y los manufactureros locales de Java y Sumatra, en Indonesia.

La muestra forma parte del programa de manifestaciones culturales que  Sofitel Nicolás de Ovando ha previsto para esta temporada.

Se caracteriza porque todos los hoteles de la marca Sofitel poseen su propia personalidad y atmósfera, moldeadas por su propia historia y originalidad en la decoración, compartiendo el mismo “espíritu” francés, presente en la elegancia de la ambientación y la acogida calurosa.