Una infección bacteriana mata once bebés

Once bebés murieron la semana pasada en la unidad de recién nacidos del Nacional Kenyatta (KNH) en Nairobi, el hospital público más grande de Kenia, por una infección bacteriana, informaron ayer fuentes de ese centro médico.

Los neonatos fallecieron por una bacteria llamada “Klebsiella”, que es resistente a los antibióticos, problema que se agravó por la falta de medios, revelaron fuentes del KNH.

La “Klebsiella pneumoniae”, vive en el tubo digestivo, aunque se encuentra en cualquier lugar del medioambiente y en el intestino de muchos seres vivos.

Entre los factores de riesgo para contraerla figura la prematuridad, por lo que las unidades de neonatología son espacios en los que se pueden detectar brotes.

Las enfermeras del hospital keniano, a falta de tubos para alimentar a los bebés a través de una sonda nasogástrica (que atraviesa la nariz y llega hasta el estómago), tuvieron que improvisar un mecanismo usando tubos para aspirar líquidos y jeringas, que provocaban sangrados y morados a los bebés.