Una lección sin aprender que sabe a desastre

Una lección sin aprender que sabe a desastre

Marien Aristy Capitán

Las guerras anunciadas nos han liquidado muchas veces. Obtusos, seguimos sin aprender la lección más importante de la implacable Madre Naturaleza: sin previsión ante las lluvias, tendremos desastres.

Aunque hemos visto muchas tormentas con sol porque la lluvia nunca llegó, el 18/11 era distinto: desde el 16 Gloria Ceballos y Jean Suriel advertían sobre el peligro y el 18 dijeron que los suelos estaba saturados. “MUCHA ATENCIÓN: Quédese tranquilo en su casa hoy y mañana debido al alto riesgo que existe a nivel nacional”, escribió Jean a las 10:30 de la mañana.

Puede leer: “Y cuenten mejores noticias”, porfa

Si el Gobierno hubiese acatado la advertencia, tomando medidas como en caso de ciclón, habríamos tenido menos muertos. Duele que ni siquiera a las 2:00 de la tarde, cuando se veía con claridad la catástrofe, suspendieran las actividades. Ese decreto llegó con todo consumado.

Nada aprendimos del fatídico 4/11/2020. ¿Cuándo habrá drenajes? De tenerlos, la tragedia del desnivel de la 27 de Febrero no habría sucedido. Tampoco habríamos visto tantas inundaciones urbanas.

Quienes nos han gobernado son responsables de los 27 muertos del sábado: no han tomado medidas para darnos un país seguro. A eso se suma la pobreza, que se gesta a golpe de corrupción, y lleva a la gente a vivir en zonas vulnerables.

Publicaciones Relacionadas