Una lectura a El Quijote

POR FERNANDO QUIROZ
Ver el Quijote como cobrador en una guagua “voladora” en la avenida 27 de Febrero, de esta capital, con la diferencia de espacio y tiempo, pero es posible si se observa la exposición del maestro José Cestero, quien se inspiró en el personaje literario con el principal objetivo de generar entusiasmo por su lectura entre jóvenes y adultos.

El mundo de habla hispano celebra este año el 400 aniversario de la publicación de la primera parte del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, obra cumbre de las letras castellanas, del español Miguel de Cervantes Saavedra.

Cestero presenta en su exposición al personaje central de la novela de Cervantes. 

El artista plástico llama la atención con 40 obras en acrílica y 30 dibujos, de los episodios más emblemáticos de El Quijote para la exposición, como el enfrentamiento con los molinos de viento, canto a Dulcinea, discurso de armas y letras y la entrada a Barcelona.

Presenta a un Quijote tropicalizado. Lo trae a República Dominicana y lo presenta en el malecón de Santo Domingo, en la Plaza España o en los molinos dominicanos.

Críticos de arte e investigadores como Amable López Meléndez y Laura Gil Fiallo, ambos subdirectores del Museo de Arte Moderno, y la activista cultura Verónica Sención, acompañaron a Cestero en el conversatorio La Esquina Joven de HOY para hablar de la exposición Las Andanzas de El Quijote.

Esta vez el conversatorio fue trasladado a las instalaciones de la Feria del Libro.

Los cuatro panelista coincidieron sobre la importancia de la lectura del Quijote para entender el mundo de hoy. “¿Por qué leer el Quijote?”, fue una de las preguntas del público de La Esquina, reunido en el segundo nivel del Museo de Arte Moderno. Los jóvenes de secundaria Milcíades López y Orlando Delgado, fueron aplaudidos por sus consideraciones sobre la obra.

Pensando en los jóvenes, adultos y todo el pueblo dominicano,  insistió el maestro Cestero, recreó a su manera la obra el Quijote, viajando en el tiempo y en el espacio, después de 400 años de la primera edición.

Esta ocurrencia, relató Cestero, la hizo con cierta facilidad, como si se tratara de dibujos animados. En su obra parecía escuchar los discursos de El Quijote o el rebuznar del burro de Sancho Panza, manifestó emocionado al público joven.

Se expresó feliz por el resultado del trabajo, y su próxima meta es ilustrar a Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, premio Nóbel de Literatura.

En el caso de El Quijote considera que es la obra más gloriosa que tiene la literatura.

Aunque parezca aburrido, dijo Sención, directora del foro Pedro Mir de la Librería Cuesta, se hace necesario y emocionante la lectura de El Quijote. 

De Cestero, Sención dijo que es el artista que más ha pintado la zona colonial.

López Meléndez “curador” de la exposición de Cestero le define como un quijote, un soñador, constructor de utopías y un auténtico artista dominicano.

El curador, explicó López Meleléndez, es una especie de médico que se encarga de la salud de las obras para determinar si son dignas de una exposición.

El Quijote ha sido editado para todos los públicos, desde formato para niños de seis años con atractivas ilustraciones, hasta ediciones para adultos.

Los dibujos de Cestero sobre El Quijote pueden ser apreciados en Centro Cuesta del Libro de la avenida Lincoln a esquina 27 de Febrero. En el siglo XIX Gustavo Doré ilustró a El Quijote.

COSA DE HOY 

Laura Gil Fiallo, investigadora, opinó que en su obra de arte Cestero “nos traslada de la investidura del caballero andante a sus andanzas, su lucha con los molinos de viento, su amor a Dulcinea del Toboso, su defensa de las letras en contraposición de las armas, a la visión de Sancho como gobernante… a la ciudad colonial de Santo Domingo”.

También, agregó, la también subdirectora del Museo de Arte Moderno, a la visión de El Quijote y su escudero frente a los molinos dominicanos, como diciendo Quijote y Sancho son cosas de ayer, pero también de hoy.

Entiende que la obra El Quijote es importante porque enseña a ampliar el concepto de la realidad.

VERÓNICA

Verónica Sención recuerda que leyó El Quijote a los doce años de edad. Confiesa que a esa edad no entendió la obra, pero que luego de iniciar estudios universitarios en Puerto Rico le comenzó un interés inagotable por su lectura.

Esta obra enseña a la amistad y a la gratitud. “El Quijote deja herencia a Sancho, su compañero de vida y locura”,

Resalta los refranes incluidos en la obra, los trascienden en el diario vivir de los países.

Entre los episodios que más recomendó a la juventud, por su dimensión e importancia en el tiempo figura Canto a la libertad.

En el 2001, dijo, hizo una exitosa exposición el Banco Central sobre El Quijote.

Su idea inicial era que el maestro Silvano Lora realizara las obras, pero éste, por razones de salud, no pudo. Entonces, convenció a Cestero, y el taller de su casa improvisaron un taller por unos cuatro meses. 

FRAGMENTO DE EL QUIJOTE

“Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas que, volteadas por el viento, hacen andar la piedra del molino. -Bien parece -don Quijote- que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo, quítate de ahí y ponte en oración en el espacio, que yo voy a entrar con en ellos en fiera y desigual batalla”.

-“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo mas vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de la hacienda”, es el inicio de la obra. 

-“…Y el buen Alonso Quijano entregó su alma a Dios. Quiero decir que se murió”, es el final del Quijote de la Mancha.

LIBERTAD

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre”, expone Cervantes en su obra.

CRÍTICA SOCIAL

Basilio Belliard, director del Libro y la Lectura de la secretaría de Cultura, expone en un artículo que El Quijote es la aventura de una ficción verbal con aires de realidad. Canto a la libertad, a la justicia, a la moral, a los valores humanos, éste clásico inmortal es cada vez más actual y moderno.

“Crítica social, sátira a la novela de caballería y su lectura, historia epocal, fuente antropológica, sicológica y filosófica”, añadió.

LA DECIMA
Don Quijote y Sancho Panza,
a todos nos representan,
pues ambos se complementan,
en todas esas andanzas,
el Hidalgo con su danza,
representa el ideal,
cómo habremos de olvidar,
lo real de su escudero,
por eso fue que Cestero,
nos lo quiso dibujar.  Valerio de León.

 

esquinajoven@hoy.com.do