Una nueva afrenta a la autonomía y la dignidad de la UASD

En el año 2004, sin mediar ningún acto de donación o arrendamiento autorizado por el Claustro de la UASD, como señalan sus Estatutos y la Ley de Autonomía, la administración de Leonel Fernández se hizo cargo de la esquina más privilegiada de su recinto principal, hacia el suroeste de la Ciudad Universitaria, para que se construyera allí un nuevo hospital de oncología, curiosamente a solo una cuadra del que lleva años dando encomiables servicios a la comunidad, apoyado por una ONG y subvenciones del Estado. Los trabajos realizados por la OISOE, encabezados por el inefable Félix Bautista, con un financiamiento cuyo origen y destino está por aclarar (la famosa Sun Land), cuyos letreros alusivos estuvieron apareciendo por más de cinco años, tomando a la UASD como vitrina para una propaganda con fines reeleccionistas, sin siquiera tener el pudor de restaurar la verja del terreno vecino, donde estacionan los autobuses de esa institución, ahora solo “protegido” solo con hojas de zinc; en tanto no le dieron participación en su dirección a la UASD ni al benemérito Instituto Heriberto Pieter, como habían anunciado. También se construyó en frente una clínica privada para acaparar los pacientes pudientes.
Ahora, “de repente en el invierno”, aparece el mismo OISOE de nuestros lamentos, con un letrero de gran tamaño con la foto del Presidente-Candidato Danilo Medina, adonde anuncia la construcción del Liceo Experimental, donde hasta ahora había un estacionamiento, justo en la esquina nordeste de la Ciudad Universitaria.
En primer lugar, no tiene sentido instalar un centro educativo para adolescentes, justo a la salida del túnel, de donde arriban los autos desde el norte de la ciudad, que se presta a accidentes, por la imprudencia de los jóvenes que estudien al borde de esa esquina peligrosa.
En segundo lugar, mientras faltan por doquier aulas para impartir docencia universitaria, el Liceo Experimental bien puede funcionar donde está, que es parte de la zona universitaria.
Otras construcciones que se hicieron entonces fueron un edificio para las autoridades académicas, que las aíslan de los edificios de aulas, y un parqueo alejado de casi todo; y un comedor plagado de filtraciones. También se gastó mucho en revestir de nuevo el edificio de la Biblioteca, aún sin estrenar, cuando hay grave carencia de aulas
En tercer lugar, si se quiere ampliar el Liceo, que está actualmente al oeste del recinto de la UASD, hay terrenos que son propiedad de ésta, que fueron separados del recinto cuando se hizo una derivación para conectar la avenida Tiradentes con el sur de la zona universitaria. El PLD le ha restado ya terrenos de la UASD por los cuatro puntos cardinales, reduciendo drásticamente su perímetro.
En cuarto lugar, constituye una burla y una violación flagrante a la autonomía universitaria, usarla para promover descaradamente al candidato oficialista, parece que aconsejado por su asesor de imagen, el ya famoso delincuente Joao Santana, cabildero y lavador de activos brasileño.
En nombre de la familia universitaria y del Movimiento Renovador, rechazamos ese nuevo intento de manipulación que desdice de la autonomía y del buen nombre de nuestra alta casa de estudíos, que sufrió el 2 de marzo pasado la provocación y los atropellos del gobierno, mientras organizaba una protesta pacífica.