Una página web revela infidelidad de miles EU

m4

Personalidades que presumen de moralidad intachable o miles de funcionarios estadounidenses se están viendo ante el aprieto de explicar el uso que daban de la web de infidelidad Ashley Madison, cuya lista de usuarios fue filtrada la semana pasada.

El terremoto desatado por el robo y divulgación de los datos de esta red social para organizar citas entre personas casadas parece no tener fin y podría incluso motivar acciones disciplinarias contra funcionarios o militares que han flirteado en horas de trabajo.

Según unas primeras estimaciones, hasta 15,000 direcciones de correo electrónico podrían ser de dominios del Gobierno o las Fuerzas Armadas estadounidenses, lo cual podría probar haber sido una decisión desacertada, especialmente para militares.

El uso de un correo electrónico de trabajo militar para asuntos que no entran dentro de las tareas diarias asignadas podría motivar acciones disciplinarias, que se sumarían a todos aquellos matrimonios que, por la filtración, se han tenido que enfrentar a la revelación de la infidelidad. No obstante, el hecho de haber tenido una cuenta en Ashley Madison no podría ser suficiente prueba para que el Departamento de Defensa castigue a alguno de sus empleados por mala conducta o adulterio, una ofensa bajo el código de conducta militar.

Aunque la adulterio no es contemplado en el código de conducta militar, el Artículo 134 prohíbe actos que manchen la imagen de las Fuerzas Armadas y sean perjudiciales para el mantenimiento de la disciplina, algo que podría ser usado en casos extremos de infidelidad con la plataforma de Ashley Madison. Otras agencias como el Departamento de Seguridad Nacional están investigando el uso que sus funcionarios pudieron hacer de Ashley Madison en el trabajo.