Una rara forma de trabajar política

Conocemos a la gran mayoría de los dirigentes medios de los partidos Revolucionario Dominicano (PRD) y de la Liberación Dominicana (PLD) en el municipio Santo Domingo Oeste, ya que quienes hoy son dirigentes del PLD fueron perredeístas que en 1973 eran unos mozalbetes que se quedaron del lado del profesor Juan Bosch cuando en diciembre de ese año fundó al partido morado. Somos amigos de infancia, e incluso, con muchos de ellos fuimos estudiantes de secundaria juntos.

Muchos de los perredeístas de que les hablo hoy son conocidos en Manoguayabo como activistas aguerridos del partido blanco, pero resulta ahora que no aparecen en el padrón que ha dado a conocer Miguel Vargas Maldonado, por el simple hecho de que no simpatizan por la corriente que encabeza el ingeniero Vargas a lo interno del PRD.

Y es que el señor Vargas Maldonado y su equipo tienen una manera muy rara de hacer política, excluyendo gentes. Siempre hemos oído decir que la política es suma; los miguelistas usan el sistema de restar en vez de sumar.

Sin embargo, este sector del Partido Revolucionario Dominicano se ha dado a la tarea de minimizar al PRD, desarrollando a lo interno del partido blanco la exclusión a todo el que no sea simpatizante del ingeniero Miguel Vargas Maldonado.

Pero ocurre que ahora te excluyen de los procesos internos del partido, para después en las elecciones municipales, congresionales y presidenciales salir a buscarte para pedirte el voto. ¿Qué formas son esas de hacer política?

En realidad que a Miguel Vargas Maldonado no lo entiende nadie; o más bien, Julio Maríñez y ese grupito de turiferarios que lo acompañan en su vana tarea de destruir 75 años de historia del Partido Revolucionario Dominicano desconocen el daño que hacen a la República Dominicana con su actitudes tozudas de manejar los asuntos políticos.