Unión Europea advierte a Irán

BRUSELAS (EFE).- La Presidencia luxemburguesa de turno de la UE envió ayer un mensaje de advertencia a Irán en vísperas de una crucial reunión en Ginebra sobre su programa nuclear, que Teherán ha amenazado con reanudar tras una suspensión de casi seis meses.  “Irán debe respetar los compromisos adquiridos en París en noviembre pasado.

De ello dependen las relaciones entre la UE e Irán, eso debe quedar muy claro”, dijo en una rueda de prensa el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, cuyo país preside este semestre la Unión Europea.

La UE también pidió a Uzbekistán que reconsidere su decisión de rechazar una investigación internacional de los sucesos ocurridos el 13 de mayo en la ciudad occidental de Andiyán, donde el Ejército disolvió violentamente una manifestación en la que hubo centenares de muertos.

Irán y Uzbekistán fueron dos de los temas centrales en el almuerzo de los ministros durante el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores celebrado hoy en Bruselas, dijo Asselborn.

El principal negociador iraní, Hasán Rohani, se reunirá el miércoles en Ginebra con los ministros de Exteriores del Reino Unido, Francia y Alemania (UE3), que con apoyo del alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad, Javier Solana, lograron en noviembre pasado que Teherán suspendiera su programa de enriquecimiento de uranio, susceptible de uso militar.

A cambio de la suspensión, que debía mantenerse mientras se celebraban negociaciones con la UE3, la Unión Europea ofreció a Irán un acuerdo económico y un diálogo político, así como tecnología nuclear de uso pacífico.

La cita de Ginebra, que estará precedida por una reunión de expertos de la UE3 mañana martes en Bruselas, se produce después de que Irán, que ha criticado la lentitud de las conversaciones, amenazara con reanudar sus actividades atómicas.

Uno de los negociadores iraníes, Hosein Musavian, dijo la semana pasada al diario “New York Times” que el estancamiento de las negociaciones con los europeos no se superará si éstos no ofrecen importantes incentivos, como un contrato para “diez centrales nucleares”.

Irán ha insistido en que nunca renunciará a sus planes de enriquecimiento de uranio, aunque está dispuesto a dar todas las garantías de que el combustible nuclear no será desviado para fabricar armas atómicas.

La UE ha amenazado con llevar el caso al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – facultado para imponer sanciones económicas- si Teherán viola el acuerdo de noviembre pasado.

Asselborn también expresó hoy la “decepción” de la UE por la decisión del Consejo de los Guardianes de la Revolución iraní de vetar las candidaturas reformistas para las elecciones presidenciales del próximo 17 de junio en ese país. El Consejo aceptó sólo a seis de los más de mil aspirantes a presentarse a los comicios, según la televisión estatal iraní. “Esto hace difícil la expresión de una elección verdaderamente democrática”, indicó el ministro luxemburgués.

Por otra parte, la UE instó a las autoridades uzbecas a reconsiderar su decisión de rechazar una investigación de los sucesos del 13 de mayo en la ciudad oriental de Andiyán.

“La situación en Uzbekistán es mucho peor de lo que pensamos y queremos una investigación internacional”, recalcó en la rueda de prensa Solana.

Un grupo de diplomáticos y periodistas extranjeros fueron llevados a Andiyán la semana pasada pero no pudieron visitar el lugar donde testigos dijeron haber visto centenares de cadáveres.

La UE ha condenado el uso “desproporcionado y excesivo” de la fuerza contra los manifestantes y ha advertido a Tashkent con adoptar medidas si no permite una investigación independiente.

Los otros asuntos que dominaron la reunión de Exteriores de hoy fueron los preparativos de la conferencia internacional sobre Irak, que se celebrará el próximo 22 de junio en Bruselas, y la situación en Darfur (Sudán), donde la UE ha dado una respuesta positiva a una petición de ayuda de la Unión Africana.