Uno cada 800 nace con síndrome Down;
doctora recomienda pruebas genéticas

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/21B5357A-50D7-419F-8506-7D9923C4C4B0.jpeg

Por ALTAGRACIA ORTIZ G.
Uno de cada 800 niños nacidos vivos en el país padece de Síndrome de Down, la principal anomalía cromosómica que afecta en mayor proporción a los varones que a las hembras. La información la ofreció ayer la citogenetista Tamara Bonilla, quien admite que en la República Dominicana no hay suficiente conciencia en torno a las enfermedades cromosómicas.

Asimismo, uno de cada 500 recién nacidos es portador de lo que se llama una translocación balanceada, lo que significa que no hubo una comunicación al unísono de los cromosomas. Que no hubo un correcto intercambio cromosómico. El intercambio cromosómico debe ser siempre biunívoco.

La edad materna para el embarazo es uno de los principales componentes de riesgo para que el niño nazca con Síndrome de Down (Trisomía 21). Este último es el nombre como se le conoce al problema que registra uno de cada 800 niños.

En ese sentido, la doctora Tamara Bonilla, quien dirige el departamento de Citogenética del Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (CEDIMAT), recomendó que a las mujeres que se embarazan por primera vez después de los 35 años, se les refiera al coto genetista para realizarle una prueba llamada amniosentesis. Explicó que la prueba consiste en tomar líquido del embarazo y analizarlo. Con esa prueba se puede establecer si el bebé tiene algún problema genético, sobre todo síndrome de Down.

“Después de los 35 años es recomendable que las mujeres embarazadas se realicen una amniosistesis”, sostuvo la profesional, quien recordó que hoy día las mujeres ejecutivas postergan el embarazo. Sin embargo, precisó que son numerosas las pruebas genéticas diagnósticas que están disponibles para determinar el estado del bebé que está por nacer.

Algunas de esas pruebas se pueden hacer en el mismo suero materno. Las mujeres que se embarazan por primera después de los 35 años deben ser referidas para las pruebas de rigor. La especialista habló del poco conocimiento que tiene la población en sentido general para saber en torno a enfermedades genéticas.

Precisó que la gente se interesa poco en los problemas genéticos porque los genes no duelen. Por esa razón, dijo, la gente que tienen algún problema o que se sospecha, llega al genetista, referido por su médico especialista.

A través de los procedimientos de la citogenética, se pueden detectar afecciones de leucemia, así como el pronóstico de ellas para su posterior tratamiento. La genética abarca además a la gineco-obstetricia.

La especialista habló además de los problemas de arreglo cromosómico, que los cromosomas  trasmitidos por cada una de las parejas pueden estar completos, pero no están en el lugar que les corresponde. Ese problema afecta a uno de cada 500 nacimientos.

Asimismo, las abortadoras espontáneas, la pareja, porque un hijo es un asunto de dos, deben someterse a estudios de citogenética, aseguró la doctora Bonilla.

La citogenética es válida además para estudios a parejas estériles, niños que tienen problemas con el crecimiento, los que tienen talla baja, las niñas que no menstrúan cuando deben hacerlo, sostuvo.