Urgente: Reforma de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas

Urgente: Reforma de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas

Stephany Rosario

En la República Dominicana, la eficiencia y transparencia en los procesos de compras y contrataciones públicas son esenciales para el desarrollo económico y social del país. Sin embargo, es evidente que el marco legal actual requiere una modernización urgente para adaptarse a los desafíos del siglo XXI y garantizar una gestión pública más eficaz y transparente.

La Ley de Compras y Contrataciones Públicas, promulgada en 2006, ha sido objeto de críticas constantes debido a su falta de un régimen sancionador claro y efectivo. A lo largo de los años, se han identificado numerosas irregularidades en los procesos de contratación que han pasado impunes, generando pérdidas millonarias para el Estado y alimentando la percepción de corrupción en la administración pública.

Una de las mayores deficiencias de la ley actual es la ausencia de un régimen obligatorio de consecuencias, lo cual debilita la capacidad para garantizar la competencia y prevenir prácticas monopólicas en los procesos de contratación. A menudo, se observan favoritismos y clientelismos que imposibilitan la igualdad de condiciones con otros oferentes, distorsionando el mercado y restringiendo las oportunidades para las empresas emergentes y los pequeños emprendedores.

Otro aspecto crítico que requiere atención urgente es la opacidad en la gestión de los procesos de contratación. Aunque la ley exige la publicación de estos procedimientos en un portal electrónico, en la práctica, esta información no siempre está disponible de manera clara y eficiente para el público. La falta de supervisión efectiva y de publicación de pliegos de condiciones claros ha facilitado prácticas corruptas como el soborno y el favoritismo en la adjudicación de contratos.

La reforma de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas debe abordar estas deficiencias de manera integral y proactiva. Es esencial establecer un régimen de sanciones claro y efectivo para instituciones y funcionarios que incumplan la ley. Además, la ley debe adaptarse a los nuevos tiempos y necesidades de la población, promoviendo la transparencia, la competencia y la eficiencia en el uso de los recursos públicos.

Se necesita más determinación para investigar y sancionar irregularidades en los procesos de contratación. También es fundamental establecer criterios claros y objetivos para la adjudicación de contratos, promoviendo la participación de más oferentes y simplificando los trámites burocráticos.

La reforma debería contemplar la implementación de tecnologías de la información y comunicación en los procesos de contratación para agilizar los procedimientos y mejorar la trazabilidad de las operaciones.

La modernización urgente de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas es crucial para fortalecer la institucionalidad democrática y promover el desarrollo económico y social del país. Solo a través de un marco legal sólido y eficaz, basado en los principios de transparencia y competencia, podremos construir un Estado más justo y democrático para todos los ciudadanos.

Publicaciones Relacionadas