Uribe reta demuestren nexos con paramilitares

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/846054D1-390B-4EA2-9960-644E2EF26A01.jpeg

BOGOTA (AFP).- El escándalo por nexos de políticos con paramilitares de ultraderecha en Colombia, que amenaza con alcanzar al gobierno, llevó este viernes al presidente Alvaro Uribe a pedir que se diga “toda la verdad” y a retar a que se muestren pruebas de su relación con grupos armados irregulares.

“Llamo a todos los congresistas a que por su propia iniciativa acudan a los jueces a contar la verdad de lo que no se sepa. Que todos aquellos que hayan tenido relación con el paramilitarismo se lo digan. Es la verdad que está reclamando todo el país”, señaló en un evento convocado por la Corte Suprema de Justicia.

Uribe retó también a que se muestre cualquier prueba que lo vincule a él o a su gobierno con los escuadrones derechistas. “Si hay alguno de los 30 mil paramilitares que puedan decir que el Presidente de la República ha sido cómplice, que lo digan”, indicó.

La declaración se produjo después que Alvaro Araujo, un congresista cercano al mandatario y cuya hermana Consuelo es la ministra de relaciones exteriores, advirtiera que el escándalo podría salpicar al gobierno y al propio Uribe.

“Si vienen por mí, vienen por la ‘conchi’ y vienen por el presidente” dijo Araujo, durante una reunión con el ministro de gobierno Carlos Holguin para analizar las investigaciones a los congresistas que lleva a cabo la Corte.

Araujo admitió este viernes que en septiembre de 2004 estuvo en una reunión social con Rodrigo Tovar (alias ‘Jorge 40’), uno de los jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), la organización paramilitar que en abril dio por concluida la desmovilización de 31.000 combatientes en el marco de una controvertida negociación con el gobierno de Uribe.

   El congresista señaló que se encontró a ‘Jorge 40’ -que entonces estaba aún alzado en armas- en una fiesta de cumpleaños de la entonces representante a la Cámara (baja) Eleonora Pineda, pero negó que hubiesen realizado algún pacto.

   “No hubo ninguna conversación con ‘Jorge 40’ ni eso puede implicar que yo estuviera fraguando con él algún acuerdo”, puntualizó.

   Por su parte Uribe negó que haya contemplado la posibilidad de retirar a la ministra. “Ella es una gran líder, ha hecho su carrera por méritos (…) no voy a permitir que el debate politiquero afecte a la canciller”, dijo.

   El escándalo que ya ha llevado a la detención de dos parlamentarios y una ex congresista se desató después de que la Fiscalía divulgó apartes de información hallada en un computador de ‘Jorge 40’ que relaciona a políticos de la costa norte con las AUC y con unos 500 asesinatos cometidos por estos grupos.

   Por ello, la Corte Suprema, responsable de juzgar a los congresistas en ejercicio, ordenó detener a tres parlamentarios oficialistas señalados por ayudar a crear y financiar escuadrones de ultraderecha en el departamento de Sucre.

   “Que se diga la verdad. Pero toda la verdad. Es saludable que el país conozca qué relaciones políticas existen con el paramilitarismo pero también del apoyo de otro sector de la dirigencia política con (los grupos rebeldes) ELN o con las FARC”, reclamó Uribe en su intervención en el aniversario de la Corte.

   Los jefes paramilitares desmovilizados, entre ellos ‘Jorge 40’, detenidos en una cárcel del noroeste del país mientras esperan ser juzgados por unos 9.000 crímenes que se les atribuyen, dijeron esta semana que están dispuestos a contar “toda la verdad” de sus vínculos con empresarios y políticos, pero advirtieron que el país debe estar preparado para asumirla.