Uribe y Chávez chocan por compra
armas rusas

BOGOTA (AFP).- Colombia y Venezuela se trenzaron en una nueva disputa por la criticada compra de armas por parte de Caracas, en medio de la visita a Bogotá de la secretaria de estado norteamericana, Condoleezza Rice, a quien el presidente Hugo Chávez acusó de estar detrás del incidente.

“En el tablero de ajedrez que es América hay una dama imperial moviéndose por Sudamérica, y llegaba hoy (miércoles) a Colombia, entonces a lo mejor un peón dijo lo que la dama quiere oír para que se ría”, afirmó Chávez en Caracas.

El mandatario instó a Bogotá a confirmar la veracidad de los reparos del ministro de Defensa, Jorge Alberto Uribe, advirtiendo que si son ciertos el gobierno colombiano estaría obrando mal.

Sin embargo, una fuente oficial reveló a la AFP que el gobierno explicó a Venezuela, a través de canales diplomáticos, que las críticas del ministro a la compra de armas fueron a título personal.

“Las declaraciones del señor ministro fueron a título personal y eso se le transmitió en el día de hoy al gobierno venezolano a través de los canales diplomáticos”, indicó la fuente.

Horas antes del arribo de Rice a Bogotá, se conoció un documento del ministro de Defensa en el que aseguró que las adquisiciones venezolanas aumentan el desequilibrio militar entre los países andinos y no existe una justificación clara para las mismas.

“Es un hecho innegable que el reequipamiento venezolano profundiza el desbalance militar en la región andina”, sostuvo el ministro, sobre las anunciadas compras a Rusia y España, abiertamente rechazadas por Estados Unidos, que tiene en Colombia su principal aliado en Latinoamérica.

La afirmación de Uribe, incluida en un mensaje al Congreso que debatió el tema el martes, también fue rechazada este miércoles por el vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, y el ministro de Defensa de ese país, Jorge García Carneiro.

Rangel tildó las declaraciones como “una injerencia inaceptable” que sintoniza con la “campaña infame de los burócratas de Washington contra Venezuela”, mientras que García Carneiro afirmó que su colega es “poco serio” y “baila cuando le tocan los tambores del Norte”.

Este roce se suma a una larga lista de incidentes entre los dos gobiernos -antagonistas políticos con mutuos intereses económicos- y coincidió con la visita que realiza hoy a Bogotá la jefa de la diplomacia estadounidense, una férrea crítica de Chávez, al que acusa de ser una “fuerza negativa” en la región.

Rice, quien cumple una gira por Brasil, Colombia, El Salvador y Chile, renovó este miércoles los señalamientos contra el mandatario, que el jueves inicia una visita a Cuba. Chávez acusa a Washington de querer asesinarlo y de estar detrás del fallido golpe de estado de 2002.

Antes de partir a Bogotá, la canciller dijo en Brasilia que hay “preocupación” hemisférica por la evolución política en Venezuela, y previamente anotó que éste debe ser un país “libre y totalmente democrático”.

Caracas replicó indicando que Rice “se quedará aislada” si en su gira intenta mostrar a Venezuela como una “fuerza negativa”.

Pero el analista colombiano Vicente Torrijos no cree que Rice esté haciendo cabildeo para aislar a Chávez, y considera que lo que busca es un “equilibrio de poder” entre dos “modelos antagónicos” -el de Bogotá y Caracas- para que haya consenso en temas como la lucha antiterrorista.

“En ese equilibrio el fiel de la balanza es Brasil, y de hecho la gira incluyó a ese país”, declaró a la AFP.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela vivieron su momento más crítico en enero pasado, a raíz de la captura ilegal en Caracas de Rodrigo Granda, el llamado canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y su posterior traslado al país.