Urología de hoy

David Soriano  Urólogo

Saludos. Fui al urólogo por unas cortadas que estaba sufriendo en el prepucio que duelen bastante al tratar de bajarlo. Me recomendó circuncisión aunque de verdad no quiero hacérmela y quiero una segunda opinión. Gracias.
Estimado lector:

Gracias por escribir. Lo que tiene se describe como fimosis, que es la imposibilidad de retraer el prepucio para que el glande quede libre. A veces este puede quedar al descubierto pero el prepucio es estrecho y cada vez que tiene relaciones a la erección, la piel se distiende y se hacen microlaceraciones. Estas hacen que la piel pierda elasticidad y cada vez sean mas frecuentes las laceraciones. Aparte del dolor que causan, y al tenerlas presentes no puede tener relaciones, pueden infectarse y producir una gangrena que pudiera llevar a la amputación del pene. Hay condiciones que contribuyen a que esto suceda, como la diabetes y algunas enfermedades de la piel. Si las tiene, es altamente recomendable que se opere.
En ocasiones el prepucio se retrae detrás del glande y no puede volver a su posición original, dicha condición se llama parafimosis, lo cual es una emergencia pues queda el glande ahorcado por la piel y debe ser retraído u operado en lo inmediato.
En casos de fimosis, pueden indicarse cremas con esteroides para desinflamar la piel y ver si puede lograr retracción, pero son medidas de duración corta, pues si tiene relaciones, tiene riesgo cada vez de producir mas laceraciones y mayor fibrosis. Adicional con el prepucio inflamado, el contacto con químicos (jabones, piscinas), poca higiene produce inflamación del glande y el prepucio llamándose esto balanopostitis. Cada vez que tenga un episodio, tendría que suspender las relaciones y llevar un tratamiento por 10 a 15 días o hasta que mejore.
Recomendaciones URUS
Si tiene una condición médica que le recomienda circuncidarse lo mejor fuera hacerlo. Depende de las veces que le pasen las laceraciones, que tan cómodo se sienta con las relaciones. De no operarse, le seguirá pasando y cada vez con más frecuencia.
De no querer tener el glande descubierto, o no querer operarse por condición estética, su urólogo puede recomendar solo remover la parte de la piel que tiene el anillo estrecho y no dejar el glande descubierto en su totalidad.
Discuta con su médico las ventajas y desventajas del procedimiento, y por qué no quiere hacérsela (por estética, miedo a cambios de sensaciones, miedo a la cirugía…)