Usan implante plástico en la columna vertebral

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/545F26B1-3012-4176-86ED-3036F711DDCA.jpeg

Después de cerca de 18 meses, el plástico desaparece del cuerpo, mucho tiempo después de que los huesos se fusionan y el implante ya no es necesario
POR JOSÉ PIMENTEL MUÑOZ

Personas de diferentes países con síntomas de ruptura de disco en su columna vertebral superior, se han beneficiado de una nueva técnica en uso en Miami que emplea una pieza de plástico –en vez de la tradicional de metal- para soldar las vértebras afectadas.

El neurocirujano Sergio González-Arias, de Baptist Hospital, de Miami, explicó en Santo Domingo cómo ha extirpado a esas personas el disco dañado en una cirugía de fusión cervical y ha colocado una pieza de plástico transparente, recientemente creada, que fija en su lugar el injerto de hueso entre las dos vértebras del cuello hasta que se unen.

Después de cerca de 18 meses, el plástico desaparece del cuerpo, mucho tiempo después de que los huesos se fusionan y el implante ya no es necesario.

El implante mide menos de una pulgada de ancho y cerca de una pulgada de largo. Está fabricado de polímeros que acaban desintegrándose en dióxido de carbono y agua y dejan el cuerpo a través de los pulmones y la orina. La misma tecnología probada se usa para la cirugía del cráneo en niños.

Beneficios

La fusión espinal toma cerca de 12 meses. Después, no se necesitan las planchas. Pero la plancha de titanio que usualmente se utiliza permanece en el cuerpo, causando, ocasionalmente, complicaciones. “Este implante plástico elimina los riesgos potenciales que pueden ocurrir con una plancha metálica”, dijo el neurocirujano de Baptist Hospital. “Se puede desplazar un tornillo. La plancha puede desubicarse y crear problemas en el organismo. Con esta nueva tecnología, no hay un cuerpo extraño que permanezca dentro del paciente”, destacó.

Un plástico transparente le permite al cirujano una mejor visión de la vértebra durante la cirugía. Y la plancha se hace a la medida, a diferencia de la de titanio. En el quirófano, la pieza plástica se sumerge en agua caliente, haciéndola moldeable. “Entonces se puede adaptar la plancha perfectamente a la anatomía del paciente. Después que se enfría a la temperatura ambiente, la plancha se pone rígida permanentemente”, explicó González Arias, quien puso el e-mail International@baptisthealth.net a disposición de las personas que deseen mayores detalles del procedimiento.

El implante plástico es transparente en las radiografías, creando perspectivas de imágenes de la vértebra durante y después de la cirugía. La plancha y los tornillos plásticos incluyen marcadores radiográficos del tamaño de la punta de un alfiler que salen en las radiografías para verificar la colocación adecuada.