Vacunarán contra sarampión,
viruela, gripe

WASHINGTON (EFE).- Más de 45 millones de niños y adultos del continente americano serán vacunados contra el sarampión, la viruela y otros males en una masiva campaña que presentaron ayer en Washington altos cargos de Salud de México, Canadá, EEUU y la OPS.

“Esta vacunación tiene un gran impacto en salvar vidas”, precisó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses Periago, al anunciar la “enorme” campaña de una semana, que terminará el 30 de abril.

Las vacunas contra el sarampión, polio, rubéola y rubéola congénita, gripe, tétanos neonatal y otras enfermedades se aplicarán “hasta en los más remotos rincones de América” e incluye a Cuba.

La campaña empezó el pasado fin de semana y en algunos países se prolongará hasta mediados de mayo, para poder alcanzar al mayor número de personas posible.

Canadá y Estados Unidos colaboran con “semanas nacionales de concienciación” sobre la importancia de la vacunación.

Periago explicó que la Semana de Vacunación centrará sus esfuerzos “principalmente en los niños y adultos a los que históricamente ha sido difícil proteger de las enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas”.

Añadió que vacunar a las personas que viven en regiones rurales fronterizas, en comunidades indígenas y en zonas urbanas marginadas o periféricas, “es una forma de comenzar a zanjar la brecha de salud que existe hoy en el continente” americano.

Para el subsecretario de Salud de México, Roberto Tapia Conyer, que participó en la presentación, la vacunación masiva “es un claro mensaje de solidaridad que ayuda a salvar vidas” y lleva esperanza a los pueblos.

Tapia dijo a EFE que en su país se vacuna anualmente a 10,5 millones de niños menores de 5 años, quienes “pasan por varias rondas de inoculaciones” en semanas de vacunación en febrero, abril y octubre de cada año.

Declaró que particularmente en el área de salud, la migración es un reto para México, EEUU y en general todo el continente, porque las enfermedades se pueden propagar con la circulación de las personas.

Para hacer frente a esta situación, ambos países tienen acuerdos para el seguimiento de la tuberculosis y el VIH, “porque se necesita asegurar que las personas que inician su tratamiento en México y emigran hacia EEUU lo continúen en este país”.

El director general de Salud de EEUU, Richard Carmona, alabó los beneficios de la vacunación y destacó que su país trabaja “muy fuertemente” junto con México y la OPS para el control de las enfermedades infecto-contagiosas en la frontera sur.

Carmona indicó que México y EEUU mantienen programas bilaterales de prevención y control de la tuberculosis, malaria y otras amenazas a la salud en la frontera común, incluido el virus VIH.

Según la visión del jefe adjunto de Salud Pública de Canadá, Paul Gully, que participó en el acto, “la vacunación es una de las más importantes acciones de salud pública en América” que consolida la prevención.

En una rueda de prensa se informó de que en Cuba la campaña cubrirá a más de medio millón de niños hasta los 5 años.

En Perú, a la vacunación contra la polio, rubéola y otras enfermedades se sumará la inoculación para prevenir la fiebre amarilla a casi 3 millones de niños y adultos en las provincias en las que la enfermedad seda en los animales.

Guatemala inyectará a 180.000 niños menores de 5 años contra la polio, parotiditis, rubeola y sarampión.

Por primera vez en una campaña de vacunación nacional, Guatemala también aplicará a 80.000 lactantes la vacuna pentavalente más reciente, contra la difteria, tos ferina, hepatitis B y meningitis.

Argentina vacunará a 3,5 millones de niños menores de 5 años, mientras que Nicaragua tiene como objetivo inocular contra la rubéola a más de 3 millones de personas de 6 a 40 años. Además, suministrará vitamina A y parasiticidas a más de 900.000 niños.

En fin, dijo la OPS, todos los países tienen grandes metas y esperanzas en esta campaña en la que se llevará la salud a las zonas más agrestes.

La OPS resaltó que en EEUU y el resto de América las vacunas han reducido drásticamente la mortalidad infantil y la discapacidad causadas por enfermedades que se pueden prevenir.