Vacunas contra las reincidencias delictivas

Luego de once años de una consagrada labor con los reclusos de la cárcel  de Najayo–hombres, el Centro de Formación Integral Penitenciaria (CFIPP) entregó los resultados de más de 7,000 certificados de alfabetización, educación básica y media así como una serie de cursos de plomería, electricidad, repostería, inglés, química e informática.

Recientemente, en un  acto de graduación celebrado en la cancha de baloncesto del recinto penitenciario de Najayo, 750 estudiantes recibieron 2,000 certificados por haber aprobado diferentes cursos técnicos.

Lo que más entusiasma es ver el efecto de inmunización contra la delincuencia, que han logrado todos los graduados, pues según asegura la señora María Celina Mesens, orgullosa porque los internos que cumplen condenas aprovechan las habilidades adquiridas para no volver a delinquir y por el contrario se entregan al trabajo honesto y remunerativo con la frente en alto, al poder servirle  a toda la sociedad sin ofenderla.

Deseamos concluir solicitándoles a todas las Instituciones que tienen que ver con los regímenes carcelarios del país que se extrapole el éxito modelo del Centro de Formación Integral Pastoral Penitenciaria (CFIPP) de la cárcel de Najayo, San Cristóbal, y se haga extensivo a todas las penitenciarías que existen en las distintas cabeceras de provincias del país, aprovechando la ayuda y la experiencia de la CFIPP, de la  Secretaría de Estado de Educación, las Universidades, INFOTEC  y otros.

De esta manera, estas valiosas vacunas educativas  tendrán un verdadero alcance nacional.