Valora como “trascendente” política vivienda Danilo Medina

20_11_2015 HOY_VIERNES_201115_ Economía3 E

El presidente del Movimiento Gremial Despertar Codiano, Teodoro Tejada, valoró como “trascendente” la política de vivienda del presidente de la República, Danilo Medina, tras considerar que el Estado se avoca a una clara visión de construcción de viviendas de bajo costo que contribuirá a reducir el déficit habitacional.

El expresidente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) dijo que el tema vivienda en República Dominicana es de vital importancia, dado el hecho de que nunca el país tuvo una política real para encarar ese gran problema, que cada día empeoraba.

En ese sentido agregó que el déficit habitacional llegó a niveles alarmantes, y se agravó vertiginosamente.

“La vivienda siempre ha sido uno de los puntos más importantes en una sociedad civilizada que requiere de análisis y búsqueda de soluciones dentro de parámetros de una población que crece cada día en sus desigualdades socio-económica”, expresó Tejada.

Añadió que en el país la vivienda es un tema de carácter constitucional, es por eso que en el artículo 59 de la constitución de la República señala que “toda persona tiene derecho a una vivienda digna con servicios básicos esenciales. El Estado debe fijar las condiciones necesarias para hacer efectivo este derecho y promover planes de viviendas y asentamientos humanos de interés social. El acceso legal a la propiedad inmobiliaria titulada es una prioridad fundamental de las políticas públicas de promoción de vivienda”.

Por eso el dirigente gremial planteó que tener acceso a un techo propio es un derecho de todos, por lo que se está en la obligación como Estado y sociedad a buscar políticas que conduzcan a una vida más justa, a una vida más digna y con ello tratar de disminuir el nivel de pobreza.

Resaltó que en el país existe una línea de pobreza extrema, donde la gran mayoría de los ciudadanos dominicanos vienen del campo hacia las metrópolis (ciudades) engrosando los ya existentes cordones de miserias, construyendo allí en los arrabales casas de maderas, zinc, o del material que puedan encontrar, y lo peor es que la mayoría de estas casuchas están ubicadas a orillas de ríos, o en cañadas, lo que agrava más esta situación.