Vandalismo en carretera Maimón-Cotuí atemoriza a ejecutivos de empresas extranjeras en el país

La Piñita, Cotuí. Una secuencia de agresiones furtivas a vehículos que transitan por el tramo de carretera Maimón-Cotuí, con secuela de heridos y daños materiales a la propiedad privada, ha generado temor, inseguridad, incertidumbre y preocupación entre empresas que operan en la zona, compañías de  transporte y empresarios de la región.

“Los actos de violencia que están ocurriendo en el tramo de la carretera Maimón-Cotuí son hechos reprochables e inaceptables en una sociedad que lucha por imponer un Estado de Derecho y que aspira al desarrollo y a la convivencia pacífica”, subrayó Saúl Abreu, director ejecutivo de la Asociación para el Desarrollo, Inc. (APEDI) de Santiago de los Caballeros.

También la Asociación Dominicana de Empresas de Inversión Extranjera (ASIEX) expresó su preocupación por los hechos de violencia y se unió al reclamo de que las autoridades garanticen la seguridad y el derecho a transitar por esa vía.

Salvador Demallistre, director ejecutivo de la ASIEX, comentó que “estos eventos afectan la imagen del país y crean innecesariamente un anticlima de atracción de inversiones, tan necesarias para nosotros en cuanto a la generación de empleos, transferencia de tecnología, aumento de la capacidad exportadora, pagos de impuestos y, mejor aún, ingresos de sumas importantes de divisas, entre otros atributos”.

Los actos de violencia han sido registrados y documentados por las empresas que operan en la zona y por compañías de transporte perjudicadas. Desaprensivos queman neumáticos en algunos puntos de la vía, colocan troncos o derriban árboles y cuando el conductor se detiene, arrojan una lluvia de piedras, destruyendo cristales y otras partes de la carrocería de los vehículos.

En varios puntos de la vía de 32 kilómetros se observan  residuos de neumáticos incendiados y fragmentos de cristales rotos. Las acciones de vandalismo atemorizan a conductores y usuarios de transporte, especialmente a niños, mujeres y ancianos. Hasta ahora las comunidades donde más pedreas se han registrado,  según el registro de incidentes,  son Maimón, La Piñita, El Naranjo, La Cerca y Tocoa.

Entre las empresas perjudicadas figuran las mineras Falconbridge, Consorcio Minero Dominicano (CORMIDOM), Barrick Gold Pueblo Viejo, BEPENSA,  empresa internacional también conocida como Bebidas Dominicanas (BEDOM), National Car Rental, SODEXO y Transporte Hernández.

“Esos que tiran piedras a las guaguas son tígueres viejos que no tienen oficio y viven armando rebuses por cualquier quítame esta paja”, comentó Julio Rodríguez, usuario de la ruta. Para cometer fechorías, los desaprensivos aprovechan  las ventajas del escenario inhóspito y la escasa vigilancia policial en las pequeñas comunidades establecidas a lo largo del tramo de carretera.

“Tiran piedras, rompen vidrios y se esconden en los montes”, puntualizó Marino Valdez, quien viaja dos veces por semana desde Santo Domingo a Cotuí. “Cuando yo manejo por aquí, ando más asustado que una guinea tuerta”.

La vigilancia de la Policía Nacional en la zona es prácticamente nula. Como en otros lugares de conflicto, la institución carece de equipos de comunicación y medios de transporte para movilizarse y enfrentar a los vándalos. El otro problema es que los alcaldes pedáneos de las zonas rurales solo cuentan con un cuchillo y buena voluntad.

Las agresiones se intensificaron este año. En enero se registraron cuatro incidentes, sin heridos ni daños materiales. En febrero hubo cinco ataques en la vía, sin mayores consecuencias. En marzo  se redujo a dos pedreas, sin ningún tipo de daño ni lesionados.

Casos.  En abril se registraron tres agresiones en la comunidad de La Piñita, con una secuela de heridos, un dominicano y un extranjero. En tres pedreas  en mayo  de este año nadie resultó herido, ni vehículos averiados. En junio se produjo un solo incidente, sin lesionados ni daños materiales.

Sin embargo, julio superó todas las expectativas, con 12 incidentes violentos, con daños a vehículos y lesiones a dos personas, incluida una mujer que resultó herida en incidentes ocurridos en Piedra Blanca, de Monseñor Nouel y un hombre herido en protestas escenificadas en Maimón.

Testimonio

Saúl Abréu

Director ejecutivo de APEDI

“Esos hechos con visos de terrorismo ponen en riesgo la integridad física y psicológica de ciudadanos que usan la vía Maimón-Cotuí para trasladarse a sus respectivos lugares de trabajo, a sus empresas, a comprar bienes y servicios o simplemente a visitar familiares.  La sociedad dispone de mecanismos civilizados para expresar ideas divergentes y mecanismos institucionales para hacer valer los derechos individuales y colectivos.  Quienes se apartan de esos mecanismos se ponen al margen de la ley y con sus acciones bárbaras y anacrónicas restan legitimidad a sus pretensiones.  Las autoridades competentes deben garantizar el derecho a la libre circulación y la seguridad ciudadana y aplicar todo el peso de la ley a quienes, ante la debilidad de sus argumentos, recurren a la violencia en perjuicio de una sociedad que ha demostrado preferir la paz y el progreso.

Testimonio

Salvador Demallistre

Director ejecutivo ASIEX.

“Los inversionistas y sus directivos deben enfocar sus energías y capacidades en desarrollar  la empresa para lo cual han hecho inversiones cuantiosas y han preparado planes de negocios para en un plazo razonable y atractivo, tener una tasa de retorno que los entusiasme a elegir nuestro país. De lo contrario, es seguro que elegirán otro destino. Y sabemos que hay muchas ofertas en ese sentido.

Por el otro lado, le corresponde a las autoridades velar que esas inversiones sean tratadas con respeto, seguridad y garantías de un Estado de derecho y  que sus activos y la vida de sus autoridades están bien resguardadas, como parte de un esquema de coherencia que todos los dominicanos debemos seguir y conocer, como nuestra misión y estrategia de desarrollo.

Sabemos que en estas acciones hay grupos, por suerte pequeños, que están buscando sus propios intereses, afectando así los intereses generales del país.  En sociedades democráticas que promueven la libre empresa, las diferencias de criterios y los hechos deben ser ventilados sin el uso de la violencia. Hacia esos objetivos deben ser canalizados nuestros esfuerzos y los de las autoridades. De esa manera garantizamos que las ideas que tienen valor, son respetadas y eliminamos las malas prácticas, producto de  la ignorancia y por otro lado, de intereses egoístas.

Seamos proactivos como nación y entendamos que tenemos que superar nuestras diferencias sobre otros métodos y podamos exhibir un país que como siempre nos hemos destacado, es acogedor, alegre y respetuoso. Para apoyar al presidente Medina en atraer 10 millones de turistas, lo vamos a necesitar aun más”.