Vargas Llosa: chisme y control amenazan periodismo

P10

México. EFE. Tal y como refleja en su última novela “Cinco esquinas”, la prensa de ayer padece varios males, desde el control estatal a la prensa sensacionalista y de chismes que viven de entrometerse en vidas ajenas y desprestigiarlas, dijo ayer el nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.
“La materia prima de ‘Cinco esquinas’ era la de una historia que mostrara esta utilización vil, canalla y delictuosa del periodismo por razones políticas”, dijo el escritor peruano (Arequipa, 1936) en una conferencia de prensa en el marco de la 30 edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, México.
Ambientado en los últimos días del Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), este papel del periodismo como herramienta de control viene reflejado en el personaje de Rolando Garro, director del semanario Destapes. “No sé si en otras dictaduras se utilizó (la prensa) de manera tan sistemática como en la de Fujimori. (…) Este tipo de personajes son casi inevitables. Él creó un sistema aprovechando la curiosidad morbosa de conocer la intimidad de las personas”. Este tipo de periodismo, dedicado a desacreditar a golpe de escándalos a quien fuera contrario al oficialismo, domina “Cinco esquinas”, una novela que se define como una mezcla de “thriller” y retrato social.