Vargas Llosa critica caza de brujas contra el gobierno Aznar

http://hoy.com.do/image/article/211/460x390/0/85009FEC-4C9E-4100-8623-F6F0974379B3.jpeg

Berlín, 26 oct (EFE).- El escritor Mario Vargas Llosa cree que en España hay en estos momentos una caza de brujas contra el ejecutivo del ex presidente José María Aznar, aunque a su juicio ese ha sido “el gran gobierno” de la nación en democracia.

En una conferencia celebrada anoche en el Instituto Cervantes de Berlín, el escritor hizo una defensa sin tapujos de los ocho años de gobierno de Aznar, al que atribuyó el salto político y económico dado por España, su posicionamiento en el mundo.

“Los historiadores pondrán las cosas en la perspectiva adecuada y entonces quedará claro que el gobierno de Aznar ha sido un gran gobierno”, declaró el escritor.

Subrayó que José María Aznar, además, tiene el mérito de haber llevado a una posición de centro al conjunto de la derecha española, “lo que es muy de agradecer”, dijo.

También Felipe González sacó al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de su encajamiento y lo llevó al centro, dijo el escritor y recordó que en lo personal debe a los socialistas españoles la nacionalidad española, lo que impidió que Alberto Fujimori lo convirtiera en paria al arrebatarle la nacionalidad peruana.

A propósito de Fujimori, Vargas Llosa dijo que “fue el presidente más ladrón de todos los presidentes ladrones que le antecedieron. Robó en diez años más que todos los presidentes ladrones juntos. Y allí está, en Japón, protegido por un gobierno que se niega a devolverlo a él y a todo el dinero que se llevó a sus bancos”.

“Esa es la diferencia entre España y América Latina, la razón por la que España pasó de ser el país pobre y subdesarrollado que conocí en 1958 a lo que es hoy”, destacó el escritor, que hizo una crítica despiadada de la corrupción y las políticas incoherentes de los dirigentes latinoamericanos, “con la excepción actual de Chile”.

“La legalidad no tiene prestigio en América Latina. La ley no es respetada porque no es respetable”, agregó Vargas Llosa, que explicó su emoción al hablar de la situación en esa región del mundo pues “soy un tropical latinoamericano”.

También se declaró “liberal” en lo económico y “agnóstico” en lo confesional, que es precisamente lo que le aleja, volviendo al caso de España, de José María Aznar.

“Aznar es católico y yo agnóstico”, dijo el escritor, que rechazó “la etiqueta que me colgaron de conservador”, pues “estoy cerca de los socialistas en lo social. Creo en el aborto, en la investigación con células madres, en el matrimonio gay”.

El escritor opinó que con la llegada al poder del PSOE, tras las elecciones posteriores a los atentados del 11 de marzo en Madrid, ha habido entusiasmo por un nuevo comienzo y mucha crispación política, mientras en política económica no ha cambiado nada.

En el caso de España, “el elemento de angustia para el futuro son los nacionalismos”, opinó el escritor, que criticó el protagonismo que se atribuyen los partidos nacionalistas a nivel nacional.

“Los nacionalismos pueden constituir a medio y largo plazo una amenaza para la democracia. Son un peligro”, afirmó.

Vargas Llosa hizo referencia a la política cultural europea para expresar su rechazo a la llamada “excepción cultural” que plantea Francia, pues “las culturas que han de ser protegidas es porque son culturas muertas” y porque, como dijo el pensador español Pío Baroja, “el Estado no premia el talento sino la sumisión”.

“La cultura o las culturas tienen que ser protegidas por la sociedad, no por los burócratas”, destacó Vargas Llosa, para quien el proteccionismo cultural del Estado explica “por qué el cine francés, por ejemplo, es el más malo de Europa”.

“Hace cinco años por lo menos que no veo una película francesa que recuerde”, sentenció el escritor.