Vargas Llosa
Líderes AL venden sueños

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/318E9549-074E-406B-8F78-5ACE6651AAA4.jpeg

MÉXICO (AFP).- América Latina ha sido víctima de la imagen idealizada de aquellos intelectuales occidentales que han reflejado sus utopías en el continente frustrados por las democracias de sus países, criticó ayer, martes, en México el escritor peruano Mario Vargas Llosa.

“Quienes se han empeñado en alejar a América Latina de Occidente han sido aquellos escritores, pensadores o artistas occidentales que, decepcionados de su propia cultura, salen en busca de otras que puedan satisfacer mejor sus apetitos de exotismo, primitivismo, magia, y que han hecho de América Latina la meta de sus utopías”, dijo en un seminario sobre integración latinoamericana.

Para el autor de “Travesuras de la niña mala” esta situación que arrancó con la conquista “ha dado excelentes frutos literarios, pero ha frenado nuestro desarrollo retrasándonos respecto a otras regiones del mundo”.

Según el escritor, el empeño de los intelectuales europeos en idealizar América Latina ha provocado, entre otras consecuencias, la supervivencia del gobierno cubano de Fidel Castro.

El gobierno de Cuba difícilmente “hubiera durado tanto tiempo sin la leyenda utópica, tan reñida con la verdad histórica de lo que ocurría en la isla, que tejieron en torno a ella tantos europeos que se empeñaron (…) de ver en ella el paraíso”, afirmó. Por ello, llamó a los latinoamericanos a dejar de forzarse “por representar aquellas ficciones que inventan para nosotros ciertos europeos y norteamericanos desencantados de sus mediocres democracias, impacientes por vivir aquellas emociones fuertes de la aventura revolucionaria que creen que América Latina todavía puede ofrecerles”.

Vargas Llosa también consideró que las actuales fronteras en América Latina “son artificales, impuestas de manera arbitraria” y sostuvo que eso es la causa de la división de la región.

Subrayó una división entre una América occidental y otra indígena, pero celebró que “el mestizaje, por fortuna, está extendido y tiende puentes, acerca y va fundiendo a esos dos mundos” y pronosticó que América Latina será un “continente mestizo”.

Sin embargo, advirtió que la “visión esquizofrénica y racista de América Latina no ha desaparecido del todo y de tiempo en tiempo retorna en el campo político”, al citar a Bolivia “con la subida al poder del presidente Evo Morales”.

El autor de “Pantaleón y las visitadoras” acusó a Morales de “propiciar la confusión y falsear la realidad” por plantear el problema de Bolivia en términos raciales.