Vargas y Espinal dicen tragedia  Haití oportunidad para cambio

http://hoy.com.do/image/article/483/460x390/0/85F11C07-A705-4327-8C8E-F8319E6D0D2D.jpeg

El presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas, afirmó ayer que la situación dará un giro de 180 grados a partir del terremoto que devastó a la vecina Haití, debido a que esa catástrofe tendrá importantes repercusiones económicas, políticas y sociales en toda la isla.

Expuso que además de las acciones de solidaridad que están prestando todos los sectores de la sociedad al hermano pueblo haitiano, el liderazgo nacional tendrá que prever estrategias para encarar las consecuencias que puede traer al país el terremoto, que provocará un agravamiento extremo de las condiciones de vida al otro lado de la frontera.

Consideró que el proceso también brindará oportunidades a los países desarrollados para tomar a Haití como un gran escenario para la lucha contra la pobreza. En cuanto al PRD dijo que sus técnicos y profesionales están integrados a los programas y acciones que se desarrollan en respaldo al pueblo haitiano.

En auxilio.  Insistió en que Estados Unidos, Canadá y la Comunidad Económica Europea deben liderar un programa de estrategia de reconstrucción de las infraestructuras, así como crear proyectos productivos que contribuyan a paliar la situación de los haitianos. Expresó que en esos programas pueden participar técnicos, profesionales e instituciones dominicanas.

Vargas habló en su oficina política del sector capitalino de Piantini sobre el terremoto con una escala de Richter de 7.0 y que ocasionó graves daños   Haití.

Locales de acopio

El miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Carlos Amarante Baret,   hizo un llamado a la dirigencia de los partidos políticos del país para que pongan  a disposición  los locales y  facilidades  de sus respectivas organizaciones  para transformarlos en centros de acopio de ayuda y colaboración para el impactado pueblo haitiano. El dirigente del PLD  explicó que el llamado no es solo a sus compañeros de partido sino  a todas las fuerzas nacionales.

Un buen papel

La República Dominicana  tiene la oportunidad y la obligación  de jugar un papel  preponderante en el proceso de reconstrucción y de desarrollo de Haití tras  el terremoto ocurrido el pasado martes y que ha provocado la movilización y  el respaldo económico de países ricos y organismos internacionales.

La apreciación es de la socióloga Rosario Espinal, quien dijo que esto no quiere decir injerencia de la República Dominicana en los asuntos de Haití o la unificación de la isla.  El terremoto en Haití provocó cientos de miles de muertos y heridos

La también analista política consideró que  para la República Dominicana esta situación representa un nuevo desafío en su relación con Haití. 

Dijo que en el país  hay una especie de miedo dual con respecto a la situación haitiana, “somos vecinos pero no somos vecinos”.

“La RD podría utilizar la situación para tratar de jugar un rol importante de más largo plazo”, subrayó Espinal. Para la estudiosa social  el Gobierno dominicano debe estar sentado en la mesa del diálogo y de las negociaciones con los organismos internacionales que desde ya buscarán reconstruir a esa nación. En ese espacio es donde se toman las grandes decisiones.

 Dice que  el país tiene mucho que aportar en términos económico, técnico, de planificación y político para desarrollar a Haití.

Haití ha representado una carga social y económica para la República Dominicana ante la debilidad institucional, política, social y económica de esa nación.