Variantes de la violencia

La sociedad dominicana es blanco de un preocupante índice de violencia que corta muchas vidas al año  al margen de las que de manera específica causan la delincuencia ordinaria y la del narcotráfico. La tragedia  llega a numerosas  familias por la acción desbordada de individuos  en riñas y otros conflictos  y por el culto masculino a la agresión a la mujer arraigado  en no pocos hombres, actos que a veces califican de pasionales pero que en verdad poco tienen que ver con el verdadero amor entre los seres humanos. Añádase además el homicidio involuntario en hechos de  tránsito asociado a negligencia, violentas violaciones a las normas vigentes y abuso en la ingestión de bebidas alcohólicas.

Hasta el día 27 de este mes se registraron  en  este país 145 muertes en diferentes circunstancias. Se trata de una marca dolorosa en el tiempo. Una señal de enfermedad en el cuerpo social que reclama métodos para contrarrestarla. República Dominicana es un país de abundantes medios de comunicación  de todo tipo, incluyendo el  de mayor tradición que es la radio, y la modernidad del internet. Parte de sus  espacios deberían usarse de manera sistemática para crear una actitud  de rechazo colectivo a   los comportamientos violentos, al tiempo de recurrir a  más controles  y sanciones  sobre el  uso de vehículos de motor y a programas para promover en  ciudadanos el consumo responsable de alcohol.

Viajar en estos tiempos difíciles

El terrorismo causa daños directos e indirectos al género humano. Recurre taimadamente  a la agresión indiscriminada que quita  vidas y causa cuantiosos daños materiales a seres inocentes. Los Estados tratan de defenderse de esa plaga moderna. Las nuevas restricciones sobre vuelos comerciales tomadas desde antier acentuarán las molestias y retrasos que ya sufrían los viajeros, a los que ahora se les impedirá llevar consigo en los aviones equipos electrónicos que resultan costosos, como laptops y teléfonos móviles que tendrán que ser dejados en las maletas para los compartimientos de carga.

Ya ha surgido preocupación por el riesgo que supone desprenderse  de objetos valiosos, conociéndose bien que los equipajes son muy vulnerables en  los aeropuertos cuando son manejados fuera de la vista de sus dueños. ¿Tomarán las autoridades  medidas adicionales para proteger esas pertenencias contra  la proliferación de los ladrones?