Vaticano prepara documento en que reiterará “no” a convivencia prematrimonial

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/56828A5C-A08C-4921-8C02-3FCC61DDD3CF.jpeg

Ciudad del Vaticano, EFE.- El Vaticano prepara un documento de preparación al matrimonio, en el que reiterará su “no” a la convivencia prematrimonial, informó hoy el prelado Jean Laffitte, secretario del Consejo Pontificio para la Familia.

Ese documento, según dijo Laffitte, también servirá de ayuda a las familias y recuperará la “tradicional distinción” entre preparación remota, próxima e inmediata al matrimonio.

La primera, precisó, se refiere a la educación al amor, la segunda concierne específicamente al tiempo del noviazgo y la tercera es cuando los novios desean casarse.

Laffitte señaló que el noviazgo es un tiempo “esencialmente diferente” al de la unión conyugal, pues “ese tiempo de preparación no prevé poner en común las respectivas existencias”.

“Estoy personalmente convencido de que la mayoría de los jóvenes entiende esa diferencia, así como la riqueza específica de los dos momentos: el de la promesa y de realizarla”, afirmó el secretario del Consejo Pontificio para la Familia.

Añadió que si nadie ayuda a los jóvenes en ese campo, “no les quedará otra elección que seguir los comportamientos de la cultura dominante”.

Jean Laffitte, que presentó en el Vaticano junto con el cardenal presidente del Consejo Pontificio para la Familia, Ennio Antonelli, la XX Asamblea plenaria del dicasterio que se enmarca en el XXX aniversario de la exhortación apostólica (documento) “Familiris Consorti”, expresó su preocupación por la “banalización” de las relaciones afectivas.

A este respecto señaló que actualmente, muchas veces, cuando dos jóvenes se casan no lo hacen pensando en un proyecto de vida, ya que muchos de ellos no distinguen bien la diferencia entre un matrimonio para siempre, es decir hasta la muerte, y un matrimonio para el mayor tiempo posible.

Laffitte denunció que a menudo el proyecto de casarse por la Iglesia “no está integrado en una vida de fe activa y por ello falta la concienciación de la santidad del matrimonio cristiano”.

Por ello -subrayó- hoy más que nunca es necesario que la pastoral conyugal y familiar exija una preparación “seria y profunda” al matrimonio.