Ve guerra Irak está perdida

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/0E1DC3BA-3C26-4AEF-9583-1EB966BC3E9E.jpeg

Washington (EFE).- La guerra en Irak está perdida y la estrategia del presidente de EE.UU., George W. Bush, de enviar más refuerzos, no va a servir de nada, según afirmó ayer el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

En una rueda de prensa en el Congreso, Reid afirmó que “creo que está guerra está perdida, y que estos refuerzos no van a conseguir nada, como demuestra la extrema violencia sufrida en Irak esta semana”.  Este miércoles unas 140 personas murieron en la explosión de un camión bomba en Bagdad, en el peor ataque insurgente desde el comienzo de la guerra en Irak.

Reid, junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi, se reunió el miércoles con el presidente de EE.UU., George W. Bush, con quien mantienen una disputa sobre los fondos para la guerra y la necesidad de una retirada de las tropas estadounidenses de Irak.

La reunión, de una hora de duración, no logró aproximar posturas, según pusieron de manifiesto sus participantes.

El Congreso de mayoría demócrata ha aprobado dos proyectos de ley, que ahora debe armonizar, que prevén la aprobación de los fondos de cerca de 100.000 millones de dólares que pide Bush para la guerra en Irak y Afganistán pero condicionados a un calendario de retirada de las tropas.

Esa retirada quedaría completada, según la versión del Senado, antes del 1 de abril y, según la versión de la Cámara de Representantes, antes del 1 de septiembre del año próximo.

Bush se opone tajantemente a fijar calendarios de salida y asegura que vetará cualquier proyecto de ley que contenga uno.

Según explicó hoy Reid, su opinión de que la guerra está perdida “es el mensaje que le transmití al presidente”.

“Sé que fui el raro de la reunión ayer en la Casa Blanca, pero al menos le dije lo que él tenía que oír, no lo que quería oír”, agregó el líder demócrata.

En enero, el presidente estadounidense ordenó el envío de casi 30.000 soldados suplementarios a Bagdad para reforzar a los cerca de 130.000 que ya se encontraban desplegados en Irak.