Ven Bush muestra poco interés AL

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/B7824E97-14E1-456E-9007-93E29B26AE90.jpeg

WASHINGTON (EFE).- América Latina sigue siendo una región de interés secundario para EEUU y es poco probable que el presidente George W. Bush preste más atención que la que le ha dado hasta ahora, concluyeron ayer expertos del Diálogo Interamericano.

   “Hay en este gobierno un alto nivel de distracción hacia América Latina y el Caribe”, dijo Michael Shifter, director del programa de América Latina de este prestigioso grupo dedicado al análisis de la situación y las relaciones entre EEUU y América Latina.

   Shifter indicó que el actual Gobierno de EEUU “tiene dificultades para mantener su interés en la región”.

   Bush asistió la semana pasada en Santiago de Chile a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), mientras el secretario de Estado, Colin Powell, visitó recientemente México, y el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, participó en Quito en la conferencia de ministros de Defensa de las Américas.

   “Todo esto puso a América Latina, que estuvo fuera del radar durante la campaña electoral, al menos en las noticias por unos días”, agregó Shifter. “Pero, *eso significa algo?”, se preguntó.

   En el mismo sentido se pronunció el presidente del Diálogo Interamericano, Peter Hakim, quien dijo que “no hay demasiadas posibilidades de que América Latina vaya a tener una prioridad más alta en el segundo gobierno de Bush”.

   Shifter indicó que la escala de Bush en Colombia “le permitió hablar del tema favorito: la lucha contra el terrorismo, y el presidente (Alvaro) Uribe es, quizá, el gobernante latinoamericano más cerca de Bush en este asunto”.

   Pero “tal como lo demostró la reunión de ministros de Defensa en Quito, otros países de América son un poco más escépticos acerca de este enfoque que coloca en el centro la lucha contra el terrorismo”, añadió.

   Claudio Loser, un ex funcionario del Fondo Monetario Internacional que ahora trabaja en el Diálogo Interamericano, sostuvo que “la situación económica de América Latina es, por primera vez, la mejor en varios años”.

   “El crecimiento será este año del 4 por ciento y en 2005 podría ser del 4,5 por ciento”, afirmó. 

   “Han disminuido los déficit, la pobreza y el desempleo, y aún así la recuperación económica de América Latina no es más robusta como la de otras partes del mundo”, añadió.

   Loser señaló como novedad reciente en la región el papel que puede jugar China “que emerge como un importante socio comercial, buscando asegurarse suministros agropecuarios y la apertura de mercados para sus exportaciones”.

   El experto también señaló la importancia que tienen para los países latinoamericanos “las remesas que hacen los emigrantes latinos desde Estados Unidos, Canadá y otras partes, y que ascienden a unos 40.000 millones de dólares anuales, equivalentes al dos por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la región y suficiente para cubrir el déficit de cuenta corriente”.

   Shifter señaló que la única incógnita para un segundo mandato de Bush en lo que se refiere a América Latina es “cuánto de su capital político está dispuesto a gastar el presidente en asuntos del hemisferio como el comercio y la reforma inmigratoria”.

   Hakim dijo que “si el presidente no somete a votación en el Congreso el Tratado de Comercio con América Central, eso dará la señal de que este gobierno no tiene interés en América Latina y que la región es una tercera o cuarta prioridad”.

   El tratado de comercio con América Central y la reforma de inmigración afrontan oposición en el Congreso no sólo de parte de la minoría demócrata, sino entre amplios sectores del Partido Republicano.

   Hakim opinó que el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) -un proyecto anunciado en 1994 y que debía entrar en vigor en 2005- “no tiene posibilidades” de avanzar en un segundo mandato de Bush.

   Los expertos también coincidieron en que no debe esperarse muchas novedades en la política del Departamento de Estado hacia América Latina una vez que la actual consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, sustituya a Colin Powell.