Ven en crisis bancaria testimonio de impunidad

http://hoy.com.do/image/article/216/460x390/0/0ABBE23B-B6DE-4A01-8FDD-89B1E8F509C5.jpeg

El economista Eduardo Tejera afirmó ayer que la crisis bancaria del 2003 “es un vivo testimonio de la impunidad, la tolerancia y de la corrupción generalizada privada y política”.

Al presentar la obra “Volver a crecer”, del economista José Luis de Ramón, Tejera dijo que la solución a ese problema “viene por la educación y la vía de mejorar el sistema judicial, que es demasiado débil y lento”.

Tejera hizo el planteamiento al comentar una afirmación de José Luis de Ramón, que aparece en su libro, puesto a circulación ayer.

En el libro, de Ramón afirma que a la República Dominicana le corresponde ser la suiza de América, pero que no lo es “por las malas políticas y malos políticos”.

Al respecto, Tejera expresó_ “Creo que el problema es más profundo, es cierto que hay malos y corruptos políticos, pero igualmente hay malos y corruptos empresarios, militares y profesionales”.

Tejera comentó que el autor del libro “rechaza de manera muy documentada una tesis muy utilizada por el oficialismo, la cual achaca los motivos de la crisis económica al terrorismo del 11 de septiembre, al precio del petróleo y a Baninter”.

“Para el gobierno y su equipo de voceros, ellos lo han hecho todo excelentemente bien, no tienen culpa de nada, han sido víctimas de eventos externos y de terceros”, expresó Tejera.

Y agregó: “Este es un cuento que no se lo puede creer nadie que piense o que lea la prensa nacional. Esa es una tesis política electoral, sólo un sofisma para engañar más al pueblo”.

Tejera sostuvo que “la culpa de la crisis la tienen las erradas e incoherentes políticas económicas, la intolerancia y la actitud hostil hacia el empresariado nacional, quienes son los que producen la real riqueza y empleos productivos”.

Explicó que, como demuestra el autor del libro, “el gobierno desde el mismo principio, se fue hundiendo a sí mismo, primero con un tardío paquete de reformas impositivas y el 1.5 por ciento de anticipo obligatorio, con la política de agresivo endeudamiento externo, cuando el Congreso en dos años aprobó 2,600 millones de dólares, con la primera emisión de bonos soberanos de 500 millones de dólares, que sobrecalentó la economía, fomentó la indisciplina fiscal y, lo que José Luis llama, alimentó un populismo sin freno en el gasto corriente”.

Tejera agregó que la segunda emisión de bonos de 600 millones de dólares, “ya daba pena, pues se realizó para pagar deudas internas y externas, ya que el país estaba en caída vertiginosa”.

“Como resultado, ahora el 46 por ciento o más del presupuesto nacional se tendrá que dedicar para el servicio de la deuda externa, una cifra demasiado alta, que frenará al desarrollo, el gasto social y las inversiones en infraestructura”, expresó Tejera.